martes, 4 de abril de 2017

la ISS de día

lo había intentado sin mucho éxito en unas 5 ocasiones y con unos pésimos resultados en alguna más. Muchos kilómetros de ilusiones y sinsabores recorridos, pero que sin duda han aportado un enorme aprendizaje; incluso en fotografía. 


La Luna es siempre fascinante, aunque sobre azul, pese al menor contraste, siempre me ha gustado más. Quizás sea eso, no llegar al negro profundo que da la noche, hace de estas fotos, junto con las de Luz Cenicienta, mis preferidas. El azul aporta esa dominante tan familiar y terrestre a algo que no lo es. La dificultad en este caso, es que el Sol todavía está presente y esto suele perjudicar en la definición, iluminando de refilón todas las inmundicias de nuestra atmósfera. La falta de práctica, había hecho que me olvidara de lo complicado que es enfocar con todo el bacalao solar petando de lo lindo. Se me olvidó aquel enfocador casero y los escasos 10 minutos en los que tuve que montar todo el equipo, tampoco dejaron tiempo a la improvisación. Ni un triste árbol a menos de 100 metros que me permitiera cobijar de los rayos de Lorenzo para un enfoque más cómodo, el coche no es buena opción. Por ese motivo, no tuve valor a meter más aumentos, y eso… no me lo perdonaré jamás Carmena. Aunque es seguro que la hubiera cagado.


Pues he aquí un pase diurno de la ISS sobre la Luna; el reflejo más brillante pertenece a una de las dos secciones de los radiadores. Los paneles solares no son visibles debido a su orientación hacia el Sol, casi en perpendicular a mi plano de visión.


No logré verla a simple vista a pesar de una magnitud de -3.5 según Calsky. No descarto que observando algo más relajado, sin la presión de la foto, pueda observarse a ojo descubierto; pero si ya es difícil distinguir a Júpiter y Venus a través del cielo azul con magnitudes similares, la Estación se hace más complicada por su rápido movimiento. Sin una referencia como la Luna, creo que imposible para la mayoría de los mortales.

2 comentarios:

  1. Muy buena, y no sólo eso, la primera telefotografía parece que está orbitando alrededor de la propia Luna
    Excelente y qué buena magnitud :)´

    ResponderEliminar
  2. Fantástica Dani.
    A mi también me gusta más fotografiar la Luna de día, con el fondo azul, y para observar más detalles y contraste con telescopio ya de noche.

    ResponderEliminar