domingo, 19 de febrero de 2017

Construcción de una cámara de Gran Formato II

después de más de un año de aquel fatídico encontronazo con el germen del Gran Formato, he sacado a delante mi primer prototipo serio. 
Un año de estudios intercalados dan para mucho, pero la construcción física de una cámara hacen comprender toda esa teoría en un par de días. Y es que si algo tiene de bueno la ignorancia, es la valentía que suele traer implícita; las hostias que te metes con el aprendizaje empírico, suelen quedar mejor registradas que horas de estudio sobre papel y pixel. Sobre todo para un cerebro tan castigado como el mío.
fuelle: una caja de cartón plegada y pintada con mucho amor.
estructura: restos de una cama tipo palé de Ikea y bastidores varios.
tren de enfoque y base: rieles de una mesa plegable (las redondas de toda la vida) 
pantalla de enfoque: Polimetilmetacrilato… plástico lijado
todo ello conseguido en los contenedores de basura más selectos
… más unos tornillos, pintura negra y algo de cinta americana nacional, han logrado este punto de partida sobre el que empezar a trabajar.
Me he ido a un respaldo (sensor) de 51x51 cm o 20x20 pulgadas, otro alarde de ambición del ignorante que no tiene lentes para ello.
Se hace muy extraño cambiar el chip y que de repente, una lente de 450mm se convierta en un ultra angular, un equivalente a 14mm en formato de 35.
Quedan por solventar muchos problemas pero, como ya he dicho, ya tengo un punto del que partir.

Como primeras muestras, unos retratos que para nada hacen justicia a la bella y paciente modelo. Un 700mm sigue siendo un angular que sigue deformando en cierto modo las facciones. El añadido de que las fotos son reproducciones directas de la pantalla de plástico lijado, acaban por ocultar la calidad de la imagen e impiden apreciar la escasa profundidad de campo; uno de los múltiples encantos que hacen este tipo de cámaras muy valoradas para el retrato. Por otro lado el aire pictórico que adquieren de esta forma las imágenes así fotografiadas, tiene su aquel.

2 comentarios:

  1. Al fin...o alfil(eres) el constructor de la cámara epibárica sobre terreno escabroso y trípode de madera...

    La cámara ha quedado de miedo y estupenda, pero ni supera ni de cerca a la modelo; que, por cierto, las fotos estupendas, digas lo que digas. Claro, con una modelo así buenas fotos se hacen.
    Y eso que dices que (sí) deforma un poco a lo ancho.
    Me alegro por ese acabado.
    Salú i Livertá :)´

    ResponderEliminar
  2. El sistema de enfoque-soporte es fenomenal, simple y efectivo.
    Los tonos en ese enorme procesador-impresor le dan brétemas de imaginación y misterio. Pienso que has llegado a un futuro pasado; regresando desde el mañana cuando estén todos avanzando tú estarás de vuelta del futuro medieval que nos espera.
    Ya sólo te queda que grabe vídeo y en 7k, o Timelapse. Sería caralludamente bueno.
    ¿Y de Iso (o de aquello) qué tal anda?

    ResponderEliminar