domingo, 25 de septiembre de 2016

el arca


        En el pueblo era el loco raro. No era para menos; se construyó lo que asemejaba una embarcación de roca en lo alto del monte.
Decía, que aquel diluvio de luz, lo ahogaba por momentos y sólo allí, allí solo, se sentía a salvo.
         Cuentan que una noche vieron como, con su mano, intentaba alcanzar la Luna. A la mañana siguiente, alguien le preguntó:

––¿Por qué intentas atrapar la Luna?
––Quiero remolcar mi arca a ella para hacerla navegar.
––Estás loco, tu arca es de roca y nunca podrá moverse de su sitio.

Se fue con una sonrisa y aquella misma noche, después de apilar una roca más, volvería a intentarlo.


Pocos comprendieron que la Astronomía es lo más cercano a soñar despierto, pero para hacerlo, se necesitan enormes y firmes arcas de roca.

1 comentario:

  1. No pobo era o tolo raro. Non era pra menos; construír o que asemellaba unha embarcación de rocha na cimeira do monte.
    Dicía, c´aquel diluvio de luz, afogábao por retrincos e só alí, alí só, sentíase *agás.
    Contan c´unha noite viron coma, ca súa man, *tentaba acadar a Lúa. Á mañá seguinte, alguén preguntoulle:

    ── Intentas atrapar a Lúa?
    ──Quero remolcar a miña arca a ela pra facela *marear.
    ──Estás tolo, a túa arca é de rocha e xamais poderá moverse do seu *lúar.

    Foise cun sorriso e aquela mesma noite, logo *d´apilar unha rocha máis, volvería tentalo.


    Poucos comprenderon que a Astronomía é o máis achegado a soñar esperto, mais pra facelo, requírense colosales e firmes arcas (*d´abalar) de *roca.


    Notas nun orden das lembranzas:
    Aclaraciós ocultas
    *Agás= A salvo, por el mito del conocido diluvio se puso aquel personaje y su familia a salvo en la cima de aquel monte. Pero en uno de sus significados en nuestra lengua vernácula si lo añado como tal suena a luz de gas que es lo que pretendía atoar con mi mano y emprender ese viaje. Ajustar la mano a la luna para partir, como esos faros de costa.
    *Tentaba= En este caso, empleando esta forma de verbo, me recuerda (a) uno de los mitos que habla de las tentaciones que sufriría aquel otro personaje en determinado desierto próximo y que como toda esta ironía se lleva la voz cantante.
    *Luar= En realidad, en una de sus formas más básica, castiza o enxebres, todo lugar es claro de luna. Así, este lugar nunca fue mejor sitio para atrapar la luna.
    *d´apilar= Sobre algunos pilares de roca, perpiaños especialmente, calizas, etc., se han construido numerosos mitos sobre tantos asuntos dentro de las mitologías religiosas. Sincretismos de piedra, que por serlo duran siglos en los que son duros de molleras...Y es que en esa se basan, en sin-fundamentos.
    *Marear= En una de tantas otras, navegar y llegar a las cimas depende no sólo de las mareas, si no de las que mil marean aunque sean bajamares...Dar vueltas en singladuras sin retorno.
    *D´abalar= De abalar...Rememoraciones a la barca de la de Baiona, la que lleva a la altura del pecho. A la del conocido santuario de la Barca dónde la roca que caballera se movía mareante y bajo ella pasaban las mozas con intenciones seguras de conseguirlo.

    No sólo en tu escrito, no sólo en esta astrofografía de puerto de secano, de puerto de montaña, cimero, se cumplió una realidad que, la noche pasada, aún no siéndolo, por una vez, la ficción superó la realidad.

    Como siempre, empleando nuestra lengua galaica con sus localismos perdidos y al modo mendinho; acortando fonemas.

    Una gran ironía esa tesela, y una de tus tantas y mordaces metáforas a los excesos y demás. Fantástica.

    Grazas, maese, coma sempre por abranguer unha vez mais a lúa.
    E xa van moitas... d:))´

    ResponderEliminar