sábado, 2 de julio de 2016

En otro lugar de La Mancha


De gigantes que iban de muy rojas para luego comulgar con las ruedas del molino.

Ciertamente todo muy quijotesco y esta conjunción de la estrella gigante roja Aldebarán sobre la Luna Cenicienta de esta mañana, daría para infinidad de chascarrillos muy en concordancia o consonancia con la actualidad.

Pero hoy no.

Porque  hoy ha sido otro de esos momentos que merecen la pena vivir. O simplemente vivir para momentos que, como este, merezcan la pena.
Quizás sea el propio momento quien te recuerda que estás vivo al amplificar de una forma inimaginable ese aquí y ahora con el que tanto rayan "los autoayuda".
Han sido solo unos segundos, pero los he intentado dilatar en mi tiempo todo lo que me ha sido posible.

deshazte de todo aquel que intente quitarte la pasión, porque es lo único que te llevarás puesto.

4 comentarios:

  1. Interesante que en tiempos, como estos, las luces determinadas por los astros sean quienes definan qué es pasión y qué devoción...Aún estoy intentando qué y cuál corresponde al mejor instante, a pesar de los defectos ocasionados tal vez por la prisa o el entusiasmo.
    Pero dudas aparte, y de las que no dudo en absoluto son esos viajes acompañándote y en los que, por primera vez, rompo mis esquemas y extraigo conclusiones qué otros que nos han precedido, verdaderos desconocidos, han postulado tantas otras veces; quién tiene un amigo, tiene un tesoro (bub spencer&terence hill)...Y ambos sabemos que, además, al regresar a nuestros talleres tenemos buenos tesoros dormidos...
    Cómo siempre gracias, por los consejos, correcciones, instrucciones, cafés y desayunos extenuados de entusiasmos, esfuerzos, risas y deducciones. Es difícil imaginar qué complicado es fotografiar y llevar adelante otras actitudes artísticas cuando se apoderan de tu trabajo y perciben por ello a costa de ocultarlo en esta sociedad de impostores, chupatintas y astutos oportunistas que callándose se pegan al político de turno o algo parecido. Hipócritas en los que se materializan codicias sobre ambiciones, vanidades sobre capacidades sólo porque a costa de otros ellos inflan sus bolsillos del trabajo ajeno.

    Sin restarle importancia a temores y sobreponiéndonos -a esta alturas- a quienes desconocen de padecimientos físicos propios que limitan muchas veces resultados, pienso que se debe seguir adelante, cómo bien dices. Con el apoyo del qué tanto hablamos en tan fatigosas noches de desconciertos y aciertos, pegas y luminiscencias inquietantes.

    Cuándo llegué hubo sonrisas que disipaban dudas e idioteces.

    Seguimos, lanza en ristre, adelante, en todo cuánto podamos.
    Salúde, maese.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. E imaginar que paradójicamente esas dimensiones entre ambos astros, acompañando al gigante molinero del viento, son las que tendría esa estrella gigante si él fuera luna y el diminuto punto el sol.

      ¿Podría ser que el edificio sea arquitectura demiúrgica que se alimenta de vistas y pasos qué no habrá visto en tantas decenas de años saludándolos como tantas otras mañanas?
      Cuántos paisanos habiendo subido ahí con sus borricos inventaron leyendas o admiraron tantos amaneceres que cómo ése los predijo en decadencia...Y los que quedan.

      Una colina sembrada de antepasados, sacralizada y, a su vez, por el viento profanada qué quién la que sigue la consigue a (costa de un) cúmulo de circunstancias.
      Todo llegará, :)´ y para mejor siempre

      Eliminar
    2. En el qué se halla el enigma y sin comas para mayor dificultad lectora...
      Los lugares plagados de estrellas son tanto más enigmáticos y de ahí proceden preguntas seguidas y comparaciones; de ellas se definen porque en ellas está, sin equivocación alguna, que no todos los cielos son justos y menos los que proclaman de manera religiosa. Los cielos interesados no lo parecen, ni lo son; mas se asemejan a infiernos caóticos de luzifer(ina)...Pero cada uno, cada población tiene el firme firmamento que su codicia les merece.

      ¿Llegará un día dónde se apaguen las calles y se recojan las horas devolviendo a la oscuridad su manto y cada cuál transporte y aguante su vela...para caminar de regreso a casa? En función de los parámetros de seguridad y en un mundo vigilado, allá por un futuro 1984, regresarán las oscuras golondrinas de la noche y a mí me llamarán por teléfono, al trabajo, para contarme que en el alfeizar de una ventana hay excrementos de éstas que asustando a los niños producen ascos a los mayores y en su vano alto se encuentran dos nidos y quisieran retirarlos...La ventana que tiene pequeñas casas de barro carece de mosquitos y si las retiras enciendes la noche y apagas el día, trinos incluidos.

      La metáfora que nació a la luz del día fue de un inmenso interés para accionistas y constructoras que juntas canalizaron fuera el gas para otros servicios y deslumbraron a ojos ajenos y legos con tanto glamur y así nació la competencia entre urbes por ser la más visitada, engalanada y luminosa. Vamos, una mierda.

      Cada cuál tiene el cielo que se merece y en ciertos lugares se merecen un cielo de mierda en tan poco reducido espacio; pero el empeño mediático hará que el resto se lo crea.

      Aunque en algún momento algo interesante se captará y para ello harán concursos locales con el ganador ya predestinado. Tiempo al tiempo.

      El hombre es un animal político acostumbrado a equivocarse

      Saúde

      Eliminar
    3. Ladran, amigo Quijano, luego cabalgamos...

      (Y bien vale a la inversa)

      Eliminar