miércoles, 22 de junio de 2016

aprendiendo a desenfocar

Llevas media vida buscando la hiperfocal para cada uno de tus paisajes. En cada foto intentas arañar la máxima definición de tu sensor hiperpoblado de píxeles, haciéndole llegar el enfoque preciso a la vez que la luz cruza ese punto dulce de tu objetivo favorito.
Pero un buen día, te despiertas y alguien te muestra esa maravillosa cultura de "el desenfoque es bello".
Te odio Gonzalo Ezcurra, por haberme enganchado al bokeh que tan fuera de foco he tenido siempre. Deberían de prohibir que profesionales como tu, muestren todo el encanto de esos cristales obsoletos sin chip ni autoenfoque… algunos pegados con cinta adhesiva, ¡válgame dios!!!.
 Hacer fotografía con lentes de 100 años es una aberración que, a parte de la cromática, debería estar castigada o al menos tratar este tipo de trastorno de alguna forma.
Propongo hacer campaña recaudatoria para construir un centro donde nos internen a todos aquellos que amamos la fotografía porque sí, sin aditivos. Podríamos contagiarnos mutuamente de esta maravillosa locura por recuperar las lentes y luces del pasado que los "interesados" modismos del mercado, nos han querido hacer olvidar. 
Y mientras que no encuentre pueda pagarme uno de esos petzval de los que disfrutas, me las apañaré con mi 50mm y un diafragma de cartón para hacer prácticas, si la modelo me lo permite.

1 comentario:

  1. Xa te merece, é feiticeira. Con unha modelo
    coma esa as daguerres sempre
    saen ben
    Maese, vémonos a volta
    Deica entón. :)´

    ResponderEliminar