sábado, 30 de abril de 2016

A Pablo Mariño

–¿Sabes conducir?
–No, no sé.
–Si ooooohh, que es fácil, ¿Cómo no vas a saber conducir?
–Que no Pablo, que no sé conducir; nunca he llevado un coche.
–Venga, venga, déjate de hostias... monta que yo te indico.

    Y así, aterrorizado, puse en marcha a duras penas aquella Renault Express que, durante unos kilómetros por la carretera general, empecé a controlar a trompicones de arcén a arcén. Cuando ya creía tener dominado aquel arte por completo, con una sonrisa de oreja a oreja a la altura del cruce de Celeiro, me dijo:

–Jodeeeer... Dani…Voy acojonado, ¡¡¡NO SABES CONDUCIR!!!!

      Pablo Mariño es "criminal", en todo el amplio buen sentido, que se le da a esa palabra en Galicia, para definir a una gran persona. Aquella que siempre estuvo ahí para todos, sin importarle que no todos estuvieran para el. Capaz de hacer volar cometas de plomo corriendo sobre el mar de La Ría, bucear sin bombonas sobre el césped de cualquier campo de fútbol o capturar unicornios con la puerta de su coche en las profundas nieblas de la Gañidoria, porque a su lado, todo se hizo posible.

     Paparazzi de Naseiro, San Roque, o cualquier fiesta o procesión de guardar. El único paparazzi consentido y con sentido muy grande del humor, que contagiaba sonrisas con cada click con flash. Me he reído mucho a tu lado; a veces sin tan siquiera esbozarlo en mi boca. Uno simple de tus pisotones del 45 o pellizco sobaquero por detrás del mostrador, era suficiente para entender el chiste y levantarte la moral de un día gris.
     Por eso hoy no quiero estar triste, ni llorar, ni dar el pésame… hoy sé que te has librado de ese puto envoltorio que un día empezó a fallar para convertirse en una injusta prisión, de muros tan elevados que era muy difícil reconocerte a través. Pese a seguir ahí dentro, viéndolo todo, alegrándote con mis alegrías.
   

      Por eso, hoy no voy a estar triste… permíteme tan solo esta vez, ser un embustero hipócrita.

Pablo na calle dos viños

5 comentarios:

  1. Entrañables y sinceras palabras!! (... y preciosa nocturna)

    ResponderEliminar
  2. Preciosas palabras de despedida a un amigo.... A una buena persona

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito todo, Dani. (Incluyo la foto.)

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito todo, Dani. (Incluyo la foto.)

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias.
    Aquel día nos recorrimos las calles de Viveiro para aprovechar el "entre lusco e fusco" y fotografiar calles y monumentos. En esta foto se le disparó el flash quedando su inconfundible silueta registrada, que a mi me traslada a aquel justo momento como ninguna otra. La foto tiene unos 24 años y una historia aún mejor detrás.

    ResponderEliminar