martes, 1 de diciembre de 2015

Tía Chefa









        Los que no traemos libro de instrucciones pecamos de raretes e insensibles por no hacer lo que supuestamente se debe hacer en cada momento. Seguro que algún día tendré ese castigo divino que tanto ansío, lo acataré sin ningún tipo de réplica.


       Se ha ido una de las personas con la que comparto muchos de mis mejores recuerdos de infancia. Solo ella sabe lo mucho que significa para mi y seguirá siendo así el resto de mi vida.