sábado, 14 de noviembre de 2015

nube de sueños

Estaba cansado. 
     Salía a altas horas de pintarle a Bernardo y solo deseaba llegar a casa para meterme en la cama, pero cuando vi aquellas nubes bajas, una inyección de adrenalina recorrió mi cuerpo. Es posible que aquella fuera la noche y decidí ir a buscar el equipo para subir a lo más alto sobre la Ría de Viveiro.

      La niebla y mi estado de duermevela lo hizo todo tan surrealista que todavía dudo si no fue un sueño, aunque dicen que los sueños no se pueden fotografiar; los mismos que no dudan en robarlos porque son incapaces de soñar por sí mismos. Gente tan gris que, para darse color, han de recurrir a su paleta de palabras sabiendo que eso solo es una falsa y estúpida pátina que no durará. Pero todos sabemos que, en el fondo, esta gente gris está triste porque saben que solo el color de los sueños verdaderos es el único que permanece inalterable al paso del tiempo.
Dani Caxete

2 comentarios:

  1. ¡Ostras: Supermán o el Hombre Linterna?
    Sólo te falta volar...aunque más de una noche te vi hacerlo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agora entendo o título das nubles de sonos
      [Aínda estou con iso, xa vou pola metade... :))´]
      Non cedas ren que xa chegarán as artes nos pinos
      e nas poallas do vello canto aquel
      Deica entón

      Eliminar