miércoles, 18 de noviembre de 2015

la sonrisa del cielo


Al dar la vuelta a la manzana, vi un intenso Parhelio que obligatoriamente me hizo volver a casa a por la cámara.
Iba con el tiempo justo para recoger el mochuelo del cole y de camino a este, la vi en el cielo; lo bueno de la moto es que al no ir enjaulado, ves, hueles y sientes más y mejor.
 Era una sonrisa multicolor, burlona, como la de aquellos que me vieron correr por el parque con casco puesto y la cámara apuntando al cenit. Buscaba un encuadre imposible entre tanto edificio y con un Sol ya muy cercano al horizonte. 
Pero el deber como padre pudo más que este fenómeno; una especie de Arco Iris invertido tan raro, como efímero. La ocasión de fotografiar un Arco Circumcenital no suele presentarse todos los días… tan solo 10 minutos más hubieran sido suficientes para acercarme a un mejor lugar, exactamente los mismos que hoy se retrasó mi hija en salir del colegio.

1 comentario:

  1. Posiblemente y de forma anónima sea preludio a la tuya sobre aquella de tan dinámico molusco; ambos reiremos tranquilamente sobre qué lotería a quién bien le vendrá.
    Todo un juego altazimut...
    Por (a)Anónimus entendemos muchas cosas, incluso éstas.
    Fortunam suam quisque parat, amicus... :)´
    Deica entón

    ResponderEliminar