jueves, 24 de septiembre de 2015

y es que, se te quitan las ganas...

El Sol ya se había puesto, y una vez más me quedaba sin foto. 
Quién lo diría unos minutos antes con todo el cielo despejado, tan solo una banda nubosa que parecía estrecha y daba por sentado que me permitiría la puesta del Sol sobre Punta da Estaca de Bares…
 no fue así, como otros 6 intentos… quedará para el verano que viene buscar otra oportunidad desde tierra firme, ya que solo hay un puñado de días hábiles para este menester. Y es que, se te quitan las ganas.
Los restos de luz azul de esa hora meiga entre lusco e fusco, me permitieron sacar la fiesta lumínica de un mercante fondeado y alguna tarrafa faenando ya entre los acantilados de Morás y Os Farallóns. Al fondo una pequeña luz parpadeante ahogada en el horizonte dibujaba en mi imaginación Ribadeo… en mi imaginación.
Y la Luna salió sin fuerza, como con desgana. Su empeño por atravesar tanta humedad y corrientes térmicas la desdibujaron burdamente, como la pincelada tosca de un pintor impresionista borracho o los acantilados erosionados de O Ansarón. Y es que se te quitan las ganas. 
Alguna postal de esas que suelen gustar
y salir corriendo para Viveiro a continuar la sesión con la Capilla de San Roque

             Los días claros en esta zona hay que exprimirlos al máximo, aun que sea con la Luna casi llena o las pelotas muy infladas… eso, si no se te quitan las ganas.



1 comentario:

  1. Tuve la misma sensación en Macaronesia y alrededores; cuando menos te lo espera un maremoto acumulado entre con las corrientes y lo que antes fue despejado ahora es emigración de vapor condensado...
    ¿Vamos viendo eso?
    Saúdos

    ResponderEliminar