domingo, 6 de septiembre de 2015

un ayudante especial


Como ya dije he hecho muchas salidas en vano por los paisajes mariñanos este mes de agosto.
           Hay algún que otro trabajo que ha merecido la pena y que iré publicando gradualmente. Pero quizás la mejor foto para el recuerdo que traigo de este "verano azul" haya sido poder disfrutar y compartir estas vivencias junto a un ayudante muy especial.
Faro de Punta Roncadoira
Recorrer juntos rincones que nunca habíamos pisado y mostrarle que estar haciendo equilibrios a ciegas en un acantilado a las 4 de la mañana tiene una razón de ser, aunque no siempre se consiga lo que se iba buscando. 

Compartir la sorpresa al ver la imagen recién capturada en la pantallita de la cámara o gritar al unísono por el flare de un satélite o la fugaz estela de un bólido, estuvo realmente bien.

 Sí, es verdad que ciertas sesiones le causaron más preocupación que sosiego, no es para menos, pero también es cierto que a medida que fue cogiendo experiencia esta misma locura que me invade se apoderó de el y en cierta sesión en la Praia das Catedrais, tuve que ser yo el mente fría que diera por concluida la misión. Las mareas allí, son muy traicioneras.
Poder mostrar a tu padre que todas estas locuras tienen un fin, ha sido de lo mejor.

5 comentarios:

  1. Cuando necesites dos ayudantes, aqui estare... espero.
    Me fascina tu trabajo, no te conozco personalmente, pero si mis compañeros de Negativos.

    Salud

    ResponderEliminar
  2. Muy emotiva la entrada. Sobretodo cuando ví que no hablabas de un hijo, sino de un padre.

    Una pregunta técnica (aunque no espero que desveles tus secretos): ¿Como captas la Vía Láctea detrás del faro?

    Gracias!

    ResponderEliminar
  3. No hay Nada en Vano.


    Salu2

    Pako

    ResponderEliminar
  4. Nadie especialmente mejor que él, ningún otro; pienso
    Deica logo amicus d:´

    ResponderEliminar
  5. Afortunado tu que lo puedes hacer ... lamentablemente el mio se fué y ni siquiera llego a ver el blog, solo alguna imagen suelta. Me hubiera encantado que me hubiera acompañado, como a veces hace algunos de mis hijos ... y les brillan los ojos con lo que ven ... esa es la mejor recompensa.
    Impresionante la panorámica que abre la entrada: puntos de fuga, contraste de color, protagonistas más acá del firmamento ... excelente ...
    Saludos

    ResponderEliminar