sábado, 12 de septiembre de 2015

Falsa Ardentía

Mientras tomaba nota y medidas en As Catedrais para otro proyecto, decidí aprovechar el viaje para crear una luminescencia artificial con la linterna del chino;  los asiáticos están sacando unas cositas por 7 pavos con zoom que son la caña y para alumbrar con la mierdecilla de LED azul (que usa cualquier linterna) van de perlas.
Fotografía Nocturna playa das Catedrais en Ribadeo por Dani Caxete
          La Ardentía es una de esas cosas que tengo pendiente, espero algún día toparme con alguna potente. Aunque en dos ocasiones tuve esa suerte, la luminescencia era realmente débil, casi imperceptible a simple vista.
Luminiscencia marina o ardentía por Dani Caxete
         Mientras tanto, en días nublados me las invento, pudiendo controlar los dibujos de las olas como quiera y ya se sabe que al no ser un truco photoshop… la foto es "legal" digna de un masterchef. 

           El cómo trazar las olas de banda a banda de la playa os lo puede explicar cualquier surfer.

1 comentario:

  1. Hay veces que se avanza, como el mar en calma. Otras a pleamar seguida y viva se adelanta más allá de la orilla alcanzando el puerto: Son las "puertas de Tannhäuser...que no se perderán coma bagoas na choiba. Esta vez no.

    De entre las muchas catedrales, éstas son las mejores y más alejadas de cualquier sacralización innecesaria. Son en sí mismas naturaleza casi única.
    Cuando me enseñaste lo borradores y esa máquina perfecta de "los chinos" supe que estábamos ante un complot de competencia abrupta con la que hacer frente a otras más caras y de tanto postín o caché (de cachete no, del otro). Nada como una buena luz de led para iluminar una orilla achinada de pequeñas piedras y guijarros entre tanto coio. Luego no vengan diciendo que si esto o lo otro.

    Galiza está de moda y sus costas son gremio de visitantes...Máis Galiza non só é costa, tamén intre de portas adentro.

    Eiquí o deixo, e quen queira entender que entenda.

    [Felicidades por todos esos premios...jejej]

    Grazas, maese.

    ResponderEliminar