domingo, 30 de agosto de 2015

A Cova da Doncella

Cuenta la leyenda que la mañana de San Juan una joven doncella de cabello rizado y dorado, desciende desde esta cueva por los acantilados (échale güevos sin cuerda, arnés y al menos tres puntos de anclaje). En busca de algún fardo, farda de cepillo de oro con brillantes y vestido blanco sedoso que solo pensar como se le ceñirá a su cuerpo empitonado con las frías aguas del Cantábrico, me pongo a divagar.
           Y es que  esta doncella era muy moderna y no necesitaba de príncipes ni hostias para hacer una temeridad semejante. Digo lo de moderna porque todos sabemos que ahora ya son ellas las que rescatan a los príncipes liberándolos de sus oscuros tejemanejes familiares del castillo.
Cova da Doncella Dani Caxete
          Como todas las leyendas, esta no deja de tener su parte real y aunque no creo que una moza estuviera allí recluida por un conjuro, el resto de la historia tiene su fundamento. Y hasta aquí puedo escribir… mientras no pueda comprobarlo.

           La historia real, es que una noche de tormenta donde el cielo cayó sobre Viveiro, aproveché el hueco que las nubes dejaron para deslizarme dentro de éste de piedra caliza y pasar allí gran parte de la noche. 

           Pude captar un rayo ya muy lejano junto con cierta luminescencia de plancton, aunque mi intención era encerrar en la cueva a Perseo y poder registrar algún trazo de sus fugaces perseidas. 
Cova da Doncella Dani Caxete

Solo una muy débil y entre nubes.
La cosa fue muy cambiante y la pequeña abertura que tiene la cueva, tampoco da mucho más juego. Acercarse más allá de donde lo hice con la cámara, es una temeridad…
Cova da Doncella Dani Caxete
Es un lugar peligroso para ir de noche, más sin conocerlo, la caída de 20 metros es sin retorno y no habrá doncella que te salve. Mucha precaución y es obligatorio conocer el lugar con luz de día.

1 comentario: