viernes, 12 de junio de 2015

agua! y tormenta

después de la calma siempre llega alguna que otra tormenta…
pero ya no son lo que eran, al menos por aquí por los madriles. Recuerdo aquellas tan eléctricas que en una sola exposición de 30 segundos podías capturar hasta 3 rayos diferentes sin que cayese una sola gota de agua sobre tu equipo… AAyyyy ...hijo mío, tooooo esto antes era campo!!!!

Pero hay que hacer de tripas corazón, y si hay rayos, allí hay que estar por lo que pueda caer… y vaya si cayó!

Llevaba la cámara envuelta en plástico osmótico colgada al cuello, recambio de batería y el 70-300 en la mini mochila envuelta en una bolsa de basura y el trípode atado a una alforja de la moto.
De esa guisa llegué a toda velocidad al parque cercano del que soy asiduo, aparqué y eché candado. Cuando ya me dirigía apresurado con todos los cachivaches a lo alto del cerro, un coche en dirección contraria, aparcó a toda velocidad justo delante de mi moto.
Era la policía nacional:
-Buenas noches ¿todo bien?- me dijo uno todavía con el coche en marcha.
Salieron raudos, pero al ver mi reacción de indiferencia (no me dio por escapar ni insultarlos) y después de mostrarles la documentación (por fin tengo DNI) creo que se dieron cuenta de la metedura de pata. 
Perfectamente disculpable ya que luego descubriría que unos metros más arriba había un control policial de los gordos. Parar de la forma que lo hice justo antes y salir tan apresurado hacia la oscuridad del parque, pues se hacía realmente sospechoso. 
-¿Eres fotógrafo?- me dijo uno.
-Sí- afirmé mientras me fijaba en la linterna tan cojonuda que tenía su compañero.
-Todo correcto, gracias.

Y es que la policía no es tonta; Por el rastro de tus colillas, son capaces de saber de cuales fumas… excepto aquella vez en el parque de Aluche donde dejé a dos secretas sin secreto por la forma de humillarme delante de mi familia. Y es que en este país fumar liado y tener melena es sinónimo de maleante y fumeta o de perroflauta de Podemos y su cruzada judeomasónica, mientras el  trajeado puesto de farlopa de la buena es sinónimo de triunfador aunque el mercedes sea robado como el resto de su patrimonio.

Siempre lo digo: la vida es muy cruel, pero mientras haya tormentas la cosa será más llevadera.


Ahora en serio, pocos hubieran soportado ver la cantidad de agua que cayó sobre mi cámara a pesar del plástico… lo de mis principios de hipotermia fue lo de menos. ¿Mereció la pena?… No


1 comentario:

  1. Qué narices has enlazado con lo de la ósmosis del plástico...¿Aquél que respira según qué candado lo vea? ¿O aquél otro tras el cuál siempre hay una dádiva diva que se lo pone?

    Merecer la pena, no sé; pero la policía tendría mucho que contar más de lo que cuentas. Si tu motocicleta contara otra cámara cantaría...

    La próxima vez tira la pava sobre sus capó :))´

    ResponderEliminar