domingo, 26 de abril de 2015

digo 33 (autodiagnóstico de una obsesión)

         Echando cálculos del desplazamiento para un recuento de 33 capturas de la ISS en tránsito (sobre el Sol, Luna, planetas) y poniendo 40 km de media (80 km ida y vuelta) la cosa se pone en 2640 km. El último intento sería durante el pasado eclipse del día 20 de marzo, una herida muy reciente. 1000 km más para una foto que no pudo ser y como ésta, aunque con menor desplazamiento, otras muchas.  Tránsitos perdidos que tengo apuntados en una libreta que nunca llegaron a ser fotografía o bien por algún fallo mío, una mala predicción de la órbita, o sencillamente por alguna nube entrañable. Aunque algún día haré un recuento serio, hojeando así por encima estoy seguro que la cifra de desaciertos sobrepasa con creces las capturas buenas. Así que sumando (muy por lo bajo) otros 2640 km, el desplazamiento total se me queda en 6280 km. para estas 33 fotos.

       No entiendo muy bien a que obedece este "frikismo",  y es comprensible que cualquier persona cabal vea absurdo una búsqueda tan incesante y obsesiva como la de aquel estanquero neoyorquino que hacía la misma foto de su calle todos los días a las 8 de la mañana. Unas fotografías que al profano y no tan profano le parecerán todas iguales o que bien se podrían resolver con un clonado fotoshopero en un plisplas ya que la ISS… ¡¡¡ solo ocupa un puñado de píxeles !!!! (cual mancha de sensor)… 
        ¿Por qué? y ¿para qué? 
        Pues sigo sin saberlo, pero quizás uno de los motivos más poderosos sea cuando me ofusco al pensar que todas esas fotos perdidas hubieran sido la buena… y lejos de desanimarme, confío en que será mejor aún la que queda por venir.
         Es posible que incluso esa sensación de hormigueo, nerviosismo, satisfacción y decepción que me producen los instantes previos y posteriores a la captura sean tan adictivos que me hagan perder la coherencia sin percatarme de la pérdida de tiempo, esfuerzo y dinero para intentar capturar lo mismo, una y otra vez.  Y aunque la experiencia me haya vuelto más selectivo como el surfero veterano que espera la mejor ola, en cuanto la ocasión se presente… allí volveré a estar. 

          Aquí dejo 32 capturas; la que falta la han seleccionado hoy como APOD y aunque la foto no hará historia puedo asegurar que su búsqueda, si ha sido una historia… larga, pero sobre todo divertida.




































6 comentarios:

  1. Todo esfuerzo presenta, en algún momento, su reconocimiento. De otra forma nadie, sin traje presurizado, hubiera llegado tan lejos y tan arriba. En algún lugar del espacio cercano siempre habrá alguien dentro de una cápsula que se pregunte, cada mañana, tarde y noche, si Dani inmortalizará una nueva toma. Toma que algún día y con mayor potencia saldrán por los ojos de buey a saludarte con la palma de la mano extendida y arreglando con una llave algún que otro desajuste en su fuselaje.
    Cada una es irrepetible tanto como los kilómetros que se suman en su búsqueda y se alojan en los tacos de los neumáticos de tu coche. Carretera y manta, pistas y veredas circunvalando por las cañadas del espacio que nos traen otra imagen distinta.
    Brindo por ello, por tu esfuerzo y premios concedidos.
    Nadie conoce bien cuan portentosa es tu imaginación, destreza y dedicación artística en los campos tan amplios como abarcas sabiendo que el hombre no nació para volar sí lo hace su capacidad, tu capacidad, intuitiva e inteligencia creadora.
    Me alegro otro tanto, cómo siempre.
    Deicaludos, maestro :)´

    ResponderEliminar
  2. Me quedo con la primera. Gracias a esa fotografía te conocí y ya van unos cuantos años de buenos ratos.
    Un abrazo y felicidades por tu nueva APOD.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias b:D´por estar ahí siempre. A estas alturas ya sabrás que esto se basa más en la insistencia que en el arte. Afinar los ajustes correctamente; lugar, enfoque y momento es cuestión de técnica y si me apuras más que técnica, práctica. Luego solo queda esperar que justo en esa décima de segundo el cielo se comporte para una foto lo más nítida posible.
    Gracias también a ti Manolo, sin duda esa foto junto a la del Endeavour son a las que más cariño les tengo. La primera por haber demostrado con un telescopio de 50 euros y una cámara acoplada a el mediante un casquillo de bombilla con cinta americana algo que, según los más expertos, solo era posible para la élite y equipos millonarios… por otro lado el haberte conocido gracias a ella y saber que te sobran pelotas para hacer esto y mucho más.

    ResponderEliminar
  4. ¡Que grande! Cual Sísifo, una y otra vez tras una tarea que parece imposible, pero que en tu caso al final tiene sus frutos, aunque solo sea por pura cabezonería. ¡Qué envidia me das! Que no por sana deja de ser envidia...

    ResponderEliminar
  5. Aproximaciones sucesivas ... todas importantes y que te han acercado poco a poco a ese nuevo reconocimiento. Enhorabuena ...

    ResponderEliminar
  6. Muy buenas fotos, enhorabuena por las fotos y por el reconocimiento...que tarde o temprano, era obvio que llegaría. Sigue asi, seguramente saldrán fotos con más reconomiento en el futuro...no te detengas, estás haciendo ona gran labor.

    Saludos.

    ResponderEliminar