miércoles, 18 de marzo de 2015

nostalgia de farero

             cuando estoy nervioso pienso en hacerme farero.
¿quién no se lo ha planteado alguna vez? 
             Aislado del mundo y con la mar como único testigo de tus pensamientos y demás blasfemias.
Debe de ser algo maravilloso…
… sentir como la humedad cala tus huesos reumáticos y el salitre te obliga a cambiar de lavadora y nevera cada seis meses por la corrosión… no hay minio que valga.
Aunque para los que no somos muy lúcidos enroscando bombillas gordas o somos muy gordos para desenroscar bombillas lúcidas, es una profesión impensable y más ahora con la llegada de los LED, la cosa se ha tenido que poner ardua. Sin mencionar el tema de las facturas que vendrán de la compañía eléctrica; eso debe chupar que te cagas a sabiendas que tu contrato de tarifa nocturna ya no es válido y un faro no lo puedes apagar cuando te de la gana… la gente tarde o temprano se dará cuenta.
         Dejémonos de gilipolleces… todos sabemos que hoy en día un farero es ya una profesión inútil, casi tanto como esos pajes del congreso que suelen estar quietos con un enorme consolador metálico en la mano, que no sé muy bien para que sirve porque nunca se lo he visto usar en ningún pleno o fiesta parecida.
           Son profesiones de las que se podría prescindir pero todos miramos para otro lado como diciendo: si están ahí, será por algo. 
           Pero fijaos en cambio en los gasolineros…bajo mi punto de vista una profesión necesaria pero aún así están desapareciendo. Ahora eres tu el que te llenas el depósito con el cigarro en la boca y sin tener carnet de manipulador de productos químico-inflamables… y nadie dice ni mu. 
          Al igual que el paje, farero y gasolinero están abocados a la extinción por las nuevas tecnologías, al fotógrafo no le faltará mucho.  Hoy en día todo el mundo tiene una cámara en el móvil pudiendo hacer cualquier efecto de lo más PRO con el instagram para rellenar telediarios con vídeos verticales, cualquier calle o plaza está barrido por cámaras de vigilancia, los satélites espía pueden fotografiar la marca de una pelota de tenis a cientos de kilómetros (siempre que esta esté hacia arriba en pista abierta), los dronnes están sobrevolándolo todo a la vuelta de la esquina y el robot de Google Street View ha hecho la mejor foto que has visto nunca del portal de tu vivienda …¿para qué cojones sirve un fotógrafo?
… pues sí, que aveces me siento un poco paje con vocación de farero al borde de la extinción como un gasolinero.


1 comentario:

  1. ¿Vas de farol o tienes un as en la manga y esperas que por aquella latitud hablada no se hallen nubes esperando que ese gran farol sea apagado durante unos instantes?
    Verdades como puños acabas de contar pero aún y así ni el pijo paje que sostiene en su mano el báculo de la esperanza laboral está sujeto sólo por una fina cuerda que como un haz de luz de led se puede apagar nada más subir el recibo susodicho...
    Hay profesiones que si bien con el tiempo se hacen expertas y sólo si en sus manos encajan aquellas manos posibles aún a costa de la soledad de los fareros de mechero Cliper que con nombre parecido a aquel delfín comparte que para llegar a ellos debe proveerse de combustible, y más si es de los llamados ujier...Manda carallo, que hay cosas que por mucha casualidad tengan los de los móviles nunca llegarán a la experiencia de los verdaderos que llevan sacas das vistas.
    Nos vemos con calma y veremos como responde tu invento y mis ajustes...Si nos dejan verlo, claro
    Deica logo amicus...

    ResponderEliminar