martes, 3 de marzo de 2015

el peor amigo del perro

un día gris-plano y algo lluvioso, ciertamente extraño en los madriles que me alegra y nos limpia las vías respiratorias mientras otras vías se atascarán por lo mismo.
Después de 11 años por fin veo pasar el coche cepillo de la limpieza por mi calle junto con dos sopladores, mandados por algún soplapollas extresado por las vísperas electorales …se hacen de notar y denotan una vez más la perrería política en busca de papeletas. 

Mi perro en los días lluviosos se pone melancólico. Me recuerda a un escritor del romanticismo siempre vestido de negro y mirando hacia el infinito planeando su próximo suicidio. Ojalá pudiera articular alguna palabra, aunque solo hablase como un futbolista o un plagio (corto) de Sanchez Dragó.
Seguro que entre alguno de sus pensamientos se cuela una pizca de ansias de libertad, un vago recuerdo del que algún día fue cannis lupus y que el hombre en su afán creacionista ha cruzado incestuosamente hasta modelar a su antojo sus mutaciones, un buen negocio de venta de peluches a la carta influenciados aveces por una asquerosa y patética moda por ser más cool*… creo que ahora se llevan los Boston Terrier con botas altas y mechas californianas… ósea… "mascotas complemento" que se abandonan en gasolineras cuando la consanguinidad empieza a pasar factura a su salud o carácter… o simplemente cuando la moda deja de serlo o el niño/a se cansa y sus padres aún más de reponer muebles mordisqueados y recoger caquitas.


Aquel que dijo que el perro era el mejor amigo del hombre confundió amistad y fidelidad con un claro síndrome de Estocolmo;  el perro no es nuestro amigo, es lo que le ha tocado.

cool* gilipollas



2 comentarios:

  1. Si poideran falar, dirian algo como:"Hay que roelo".

    ResponderEliminar
  2. Qué vida perra...la del concejal de hipocresías y mantenimiento
    Qué vida perra...la del cool aparente que lo abandona
    Qué vida perra...casposa y republicana yanqui

    Qué vida peperra de los derechos golfos del poder fariseo.

    Qué ladre, qué ladre

    ResponderEliminar