martes, 27 de enero de 2015

un granito de arena en la playa


me enrollé la manta a la cabeza, y para una vez que nos "roza" un asteroide con luna incorporada me decidí a salir en su busca y poner a prueba así lo que he aprendido ultimamente con la montura motorizada.
       Y es que ya lo decía Batiato: buscar ese punto gravitacional permanente y librarte de la rotación de nuestro planeta, te hace ver el Universo con mayor detalle.

          Las mejores predicciones hablaban de una magnitud 9 para una roca de 325 metros de diámetro que se permite el lujo de ser dueño y señor (gravitacionalmente hablando) de un satélite de unos 70 metros que orbita a su alrededor emulando nuestra loca Luna. La distancia más cercana será de 1,2 millones de km. lo que triplica la distancia de la verdadera Luna a nuestro planeta.Traducido: una birria de granito de arena brillando en la playa y que no tenía muy claro que pudiera ser fotografiado.
           No me alejé mucho de Madrid, entre Mentrida y Valmojado, lo suficiente para poder distinguir el Pesebre o M44 que era mi centro de atención. Por allí pasaría entorno a las 5 de la mañana para completar el tránsito justo al amanecer y casi sobre el horizonte.
         La cosa no quedaría del todo mal, pese a mi negada habilidad para codificar los videos para internet y el movimiento bailante de una montura que realmente no sirve para esto, el bichejo se distingue con claridad.

         Hice unas 650 fotos, de las cuales 175 corresponden a la zona de aproximación para cortar la exposición y reencuadrar bién el Cúmulo del Pesebre. He decidido, buenamente aconsejado,  dejar solo esta segunda parte con algo menos de movimiento.

2 comentarios:

  1. Resulta fantástico que algo así anunciado no estuviera a tu alcance e imaginé que tras él irías; la sorpresa es que se centrase en tierras del vino y del vermú. Ningún lugar mejor que ése no sólo para la contemplación si además decidido estabas en su búsqueda. Buscar una aguja en un pajar está bien, pero con esa montura hacer birgalladas para tanta distancia y poco cuerpo es eso justamente, birgallante.
    [Con más potencia y hubieras tomado apuntes de su acompañante]
    Estupendo, como las noches de espacio profundo.
    Deicaludos :)´

    ResponderEliminar
  2. Grande y meritorio trabajo.
    Estar en el campo en mitad de la noche y en mitad de Enero sobre la meseta castellana tantas horas, ya tiene su enjundia. Pero si al final sale algo como esto, desde luego valió la pena el esfuerzo y las penalidades.
    Felicidades por tan buen resultado.

    ResponderEliminar