lunes, 1 de diciembre de 2014

la tercera línea del pentagrama


y mientras esperaba confiado a que el amanecer llenaría de notas aquel pentagrama vivo, su tercera línea se rompió como la cuerda de una guitarra. Su intención era la de dibujar una clave de Sol en su caída, pero las nubes se lo impidieron obligándola a salir de aquella partitura de dos dimensiones.



3 comentarios:

  1. Cadenciosas y brillantes palabras y la imagen :|]´

    ResponderEliminar
  2. Wow! qué foto tan bonita! creo que hasta a ti te cautivó porque ese texto...


    bsÔs.

    ResponderEliminar
  3. son esas fotografías "colaterales" que pueden presentarse por sorpresa cuando se va buscando otra bien distinta.

    ResponderEliminar