jueves, 6 de noviembre de 2014

el kilómetro olvidado


        No me canso de repetirlo: pasear a la luz de la Luna es lo que tiene, su filtro de luz realza y modela cosas que a pleno día pasarían desapercibidas o al menos no tendrían la misma trascendencia. 
     Pensé que era una roca y no algo manufacturado por el hombre. Aunque tenga un aire a decorado de película de cine añejo, no deja de ser una visión apocalíptica de la escasa huella que quedará del despreciable ser humano en este planeta (que no es nuestro ni de el).

     El clima con su viento y agua lo desfigurará todo y será la misma Naturaleza cansada de amamantarnos, la  que con su vegetación acabará por amantar nuestro rastro. Borrando todas las pistas por si quedara alguna duda racional.

      Y mientras me invadían estos fríos y decadentes pensamientos sobre el futuro, todo lo supuestamente inerte a mi alrededor se empezó a manifestar de forma muy viva: 

      Apoyado en su estrella Alkaid, el Carro (Osa Mayor), hacía equilibrios sobre una Maliciosa de cumbre nevada que con su frío fabricaba las nubes que antes me impidieron conseguir estas mismas fotos en paisajes nevados.
   Una lucha incesante entre la Luna y otra nube Estacionaria creaban caprichosas Coronas de colores justo en su borde y sobre el borde del Embalse de Navacerrada. Coronas que sin ser reales sino de luz descompuesta, por momentos llegaban a romperse sin que sirviera de precedente... porque nadie había allí.


        Y en aquel kilómetro olvidado y pronto sumergido por las mismas nieves, el frío viento y las hojas secas me recordaron que Orión ya esta de nuevo aquí para quedarse otra temporada. 

2 comentarios:

  1. Anduve a esa luna esperando que por Martinho el cerdo supiera de su sacrificio y bóreas que todo lo invade sugería una duda razonable...Si hace días sumergido en tanta niebla que apartándola con cuchara transcurriste entre ella. La espera fue y era precisa pues lo vientos del norte limpiarían añadiendo algunas que lo alto sirvieran de traslúcido velo necesario para esas decostrucciones de Selene sin fogones que ahora muchos son dados a ellos, bien por matar el tiempo o el gusanillo...
    De la calidad de las fotos no hablo, son simplemente Inmensas, y ahí paro...
    Pero en lo que no estoy de acuerdo es en el decorado que te montaste para eso. Te pasaste toda la noche moviendo enormes rocas, árboles y otros trastos para dejarlo de cine...¿?
    Como en las películas sobre o lobishome, aquellas que hacía Paul Naschy, ese gran actor que nos regaló con acontecimientos inenarrables. O como aquellas otras del espaguetiwester almeriense -que más bien suena a etapa antropológica o piso estratigráfico- en las que se veían a los pistoleros alrededor de una hoguera con la cafetera en la mano apagando el fuego y acostándose con una manta raída y cubriéndose la cara con el sombrero que debía ser lo que más calor les daba...
    O, también, preludio de esos belenes que la gente monta en sus casas. Paisaje como de maqueta. Te quedó de miedo
    El efecto foam, Föhn o Foehn sobre Maliciosa es el que define perfectamente las bajas presiones y ese kilómetro que tan bien conoces...
    Una noche fría pero con mucha enjundia. Es tiempo de curado para las carnes ahumándolas al próximo fresco invierno...Es tiempo de curado para las carnes ahumándolas al próximo fresco invierno ¿Se habrá enterado ya de su matanza?
    Fantástica. Mételas en una urna, haz un diorama con cada una y llévalas al palacio de Ríofrío para que las expongan; seguramente te las saquen de las manos.
    BreveSaludoS :|´
    Deica logo amicus...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El título es la leche...Tienes razón :))´
      Todo un hito histórico, en todos los sentidos

      Eliminar