sábado, 6 de septiembre de 2014

la nube de Manolo


Hace unos años, cuando flickr aún era un lugar para fotógrafos, conocí a Manolo,
una de esas almas gemelas que pululan por la red. 
   
    Su inquietud por seguir aprendiendo solo es superada por su destreza al demostrarlo con sus trabajos, los que deberían hacer sonrojar a más de un@ que van jodiendo fotos DSLR 2500 pavos y 35 megas con el instagram o algún HDR negligente.
    Manolo es más sencillo que todo eso y en la sencillez precisamente es donde radica la grandeza de un buen fotógrafo. Aquel que con una modesta compacta y un telescopio del LIDL es capaz de ponerse a la altura de cualquier astrofotógrafo de renombre cuando fotografía las manchas al Sol, la X a Luna o la ISS transitándola. 

    Con una lata de refresco como cámara, te podrá registrar seis meses del año en una sola foto y con el sensor de un móvil fotografiar la Vía Láctea de verano.

    Sin necesidad de fuelle, ni un macro micro Nikkor o flash anular, podría iluminar la portada de cualquier revista de Naturaleza con alguna de sus macrografías de bichejos.

     Manolo es así, modesto y altruista. Capaz de enviarte un mensaje desde Chiclana para informarte que una de sus nubes sobre Segovia tendría que salir espléndida desde Madrid, incitándote como por control remoto a atravesar el atasco en hora punta para que consigas tu foto y él poder disfrutarlo contigo.
LA NUBE DE MANOLO

    Pero además de todo esto, Manolo me ha dado una gran lección mostrándome el verdadero sentido de esa frase ya hecha de que las carencias nunca son del equipo sino del fotógrafo y que cuando posees el conocimiento, la habilidad y paciencia suficientes, puedes convertir un simple céntimo en algo muy grande. 

2 comentarios:

  1. Tío... que corte! Como yo te meta mano a tí... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Está bien reconocer la valía de otros ...
    Eso si ... me quedo con el entrecomillado de la primera frase.
    Saludos

    ResponderEliminar