sábado, 23 de agosto de 2014

más negro que el sobaco de un grillo


es la premisa de cualquier amante de los cielos nocturnos... una utopía para los peninsulares.

    Tomándome al pié de la letra el dicho, decidí afrontar el reto: nada más y nada menos que fotografiar el sobaco de un grillo bajo un cielo de verano. 
     Llevaba tiempo con la idea pero como no soy amigo de congelar bichos para fotografiarles sus intimidades, a la dificultad había que sumarle este añadido... VIVOS corren bastante! y por supuesto salen más favorecidos en las fotos.

     Me topé con uno a la vera de un embalse y no lo dudé ni un instante. Hubo que esperar para iluminarlo a que se recuperara del susto al oír el obturador... se aproximó tanto al objetivo que, con sus antenas rozaba el cristal, el desenfoque es más que evidente. 
      Luego se escapó y es por eso que no pude conseguir un mejor perfil del sobaco, aunque es de imaginar la oscuridad casi infinita (mag. 18 ó así). Difícil de registrar información, incluso para los mejores sensores DSLR.

Como curiosidad decir que esa bonita parte del cielo que tanto nos gusta, cuenta con una estrella impostora ¿?

2 comentarios:

  1. Como siempre, geniales las imágenes y los comentarios

    ResponderEliminar
  2. Veo dos estrellas, el grillo y el autor de la foto. La otra, para mí, me resulta difícil de apreciar, tal vez por el tamaño de la foto.
    Algún día harán fotos con sonido, entonces ese grillo te cantará las cuarenta.
    ¿Cómo va tu mano de la picadura de aquella tarántula lobo?
    A veces el riesgo que corres astrofotografiando tiene un precio doloroso; otras un peaje de barro en las ruedas de tu nave cubista, ésa que te lleva a todo lados, lodo incluido.
    Maestro Dani, presentas un macromundo y, a su vez, otro micromundo que sin ser opuestos llenan el espacio que compone cada universo o reino. El de los insectos y otras bestias parecen ser oxímoron físico y completo. Empírico, palpable y onírico.
    Ese pantano es un gran espacio que esperemos siga siendo lugar oscuro por mucho tiempo, aunque en las noches de verano su respirar alargue las sesiones fotográficas esperando el mejor momento.
    Fabulosas daguerres das que pódense quitar moitos ensinos. Parolas de fábula...

    ResponderEliminar