lunes, 18 de agosto de 2014

en el banco más bonito del mundo


llegué una tarde a Loiba para familiarizarme con el entorno, es algo que siempre se debería hacer. En este lugar los acantilados no tienen valla de protección y si se pretende andar por allí una noche sin Luna, toda precaución es poca.
       Las Rías Altas son así, caídas sin retorno con unas mareas traicioneras. 
       A mi me gusta pensar que esta costa gallega es la fisura por donde un día se separó Irlanda y Reino Unido, es posible que un buen hacedor de puzzles encuentre como encajarlas. Incluso un buen hacedor de letras pueda decirme si O´Brian tiene algo que ver con O´Barqueiro, O´Reilly con O´Ortegal u O´Connor con O´Picón. Son ese tipo de misterios que quizás sirvan para preparar una tesis a algún antropólogo corto en imaginación pero de sabiduría desbordante.
O´Picón- al fondo Cabo O´ Ortegal
     A praia de O´Picón está bañada por el Océano Atlántico. Es Estaca de Bares quien traza la línea de separación con el Mar Cantábrico, aunque yo nunca he notado diferencia. Un océano que junto a su aliado Eolo se han encargado de agujerear (en unos casos) y afilar (en otros) estas formaciones rocosas,  que aunque bellas y caprichosas no dejan de ser aguijones mortales de marineros. Me sigue inquietando cómo se puede sentir tanto amor por algo que se ha llevado tantas vidas.

     Tardaría en volver. Las nubes casi no dieron tregua.
O´penedo de O´Galo (firma sobre boñiga ecuestre)
      Pero un día (de noche), sentado sobre otro banco en lo alto de O´Penedo do Galo vi como se ocultaba la Luna y ,aunque tarde, quise aprovechar la oscuridad clara de nubes y hasta allí me fui. 

        Las altas horas para la Vía Láctea y la luz de Ortigueira romperían un poco el hechizo, pero solo un poco. La luces de Cariño (con cariño)y el potente foco de una tarrafa faenando recortarían mi oronda silueta. Otras se encargaron de crear junto a mercantes más lejanos una nueva constelación en el horizonte, justo debajo de la Osa Mayor. 
         El cielo no tardaría en emborronarse. Pero ya daba igual... había conseguido mi selfie en el banco más bonito del mundo.

(Gracias Joan)

6 comentarios:

  1. Una verdadera preciosidad de foto. Gracias por dejar que otros la disfrutemos. Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  2. Que banco más bien plantado.
    Impresionante la imagen que cierra la entrada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Cada vez que quiero comentar en tu blog no me sale lo que quiero expresar, es como si me quedara sin palabras. Por lo que me limitaré a decir simplemente que impresionante se queda corto.

    ResponderEliminar
  4. Y entre lo mejor, redondeando, materializados tus pensamientos en palabras que complementan absolutamente tus astrofotografías.
    De esos términos ya hablaremos, según sean sus partículas, y aún no termino aquí.
    dL·D

    ResponderEliminar
  5. me enteré del premio ésta semana. Enhorabuena. Pocos saben el trabajo que lleva plasmar una imagen de estas características. Y lo mejor de este estupendo trabajo, para mi, es conseguir evocar a la emoción. Y la imaginación: pensar que todo es matemática, excepto ese instante en el que decides apretar el botón.

    gracias por compartirla.

    ResponderEliminar
  6. DANI,

    me he tomado la libertad de crear un vídeo de 2:38 min con el programa ADOBE FLASH en base a esta imagen que me cautivó desde el primer momento que la vi. Me ha llevado más de 100 horas y suena de fondo la canción MIRANDO AL MAR, de Jorge Sepúlveda. Creo que ha quedado bien como emotivo homenaje a Galicia y a los fotógrafos que, como tú, nos ayudan a amar este planeta.

    ENHORABUENA, mis más cordiales felicitaciones por tus trabajos. Publicaré en unos pocos días el vídeo en un BLOG de amistades y por supuesto que sin fin lucrativo alguno: Dios me libre!

    Un cordial saludo, AMADOR HERNÁNDEZ, Madrid

    ResponderEliminar