miércoles, 16 de julio de 2014

El tamaño aparente de la Luna


Lejos de querer crear imágenes engañosas, el tipo de fotografía que realizo suele ser muy fiel a los cielos que me encuentro. Sin procesados especiales y partiendo el 99% de las veces de una única fotografía.

Aunque suelo trabajar mucho las panorámicas de gran campo, en ocasiones también me gusta jugar con las perspectivas que te ofrece un telescopio y sus grandes aumentos, ya que esto me permite obtener fotografías que sorprenden al espectador y que a veces incitan a pensar que se trata de un fotomontaje incluso a los más doctos en la materia. Por otro lado el mostrar Efemérides Astronómicas enmarcadas por un paisaje terrestre creo que acercan mucho más al espectador al maravilloso mundo de la Astronomía, mi búsqueda de este tipo de imágenes solo tiene un afán de divulgación (dentro de mis escasos conocimientos) intentando no descuidar la belleza de la fotografía en sí. Mostrar a la gente que no es necesario tener un observatorio profesional o viajar a Atakama o Canarias para disfrutar de un cielo estrellado y que cualquiera de estos amaneceres de Luna se pueden disfrutar desde cualquier lugar.

Esta Luna llena puede conducir a engaño por la sencilla razón de la gran distancia a la que me encontraba de las 4 torres de Madrid; estaba muy cerca del Escorial, en la ladera del Monte Abantos. Unos 40 km en linea recta que ya hacen difícil distinguir las torres a simple vista, pero que con la ayuda del telescopio me acercarían mucho más a ellas. La Luna aunque se vea más grande, seguirá  manteniendo el mismo tamaño que si recortamos una foto con "óptica normal". No es que sea más grande, si no que son las 4 torres las que se ven más pequeñas al encontrarme tan lejos de ellas. Este juego de perspectiva según la distancia a la que se encuentre el horizonte es lo que engaña a nuestro cerebro haciéndonos creer que la Luna es más grande cuanto más cercana al horizonte se encuentra y más aún si este horizonte  posee algún elemento que nos de una escala humana como puede ser un elemento arquitectónico en este caso.
A continuación coloco algunos ejemplos del incremento del tamaño de la Luna según la distancia a la que se fotografíen las 4 torres de Madrid. En definitiva no deja de ser un recorte de nuestro campo visual según a la distancia que nos encontremos.

Agradecer la confianza y atención que el Planetario de Madrid ha depositado en mi y mi trabajo y eximirlos de cualquier responsabilidad que haya creado alguna confusión con mi fotografía.






3 comentarios:

  1. Pues de este tamaño tenía yo que hablarte hace días, desde la última que hubo más grande. Desde La Pedriza. Y como no poseo tus anteojos, sólo me ciño a los que tengo y de ahí no puedo pasar.
    Necesito un trípode nuevo, ahora andan de rebajas; indícame algunos.
    ¿Viste las fotos de la puerta de Alcalá 1?
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Magníficas imágenes ...
    Compartimos obsesiones ... pero tu, "mejor dotado" y sabiendo mejor lo que haces, consigues imágenes, incomparablemente mejores ...
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Muy buena explicación.
    Esa misma la tengo que dar muy a menudo, pero vale la pena. La gente al final se queda convencida y acaba creyendo en el buen hacer de "algunos" fotógrafos.

    ResponderEliminar