martes, 13 de mayo de 2014

Se ha muerto HR Giger



Sé que cuando muere alguien, todos procuran escribir bien sobre el y lo bueno que era, pero este es mi réquiem y aquel que no lo entienda es que no ha estudiado la obra de este señor.

H.R. Giger era un puto demente en lo que a su arte se refiere. Un pintor y escultor desequilibradamente en equilibrio que disfrutaba disfrazando a una sola tinta sodomías y felaciones.
Violaciones pederásticas en los más profundos y sombríos avernos.
 Ferrocarriles suizos en forma de estrella de cinco puntas.
Máquinas auto castradoras, de tortura y mutilación que harían palidecer al mejor inquisidor y la dimisión inminente del propio satanás.
 Condones asesinos convertidos en gigantescos gusanos del desierto.
Vomitivos implantes fetales.
Biomecánicas inimaginables que solo su máquina de parir con resortes podrían crear.
Paisajes dramáticos y traumáticos que tan bien disolvía y resolvía en sus tramas... 
     
      ¿qué "tramaharás" ahora Giger?

     Casi nadie te hizo caso en vida, porque la gente políticamente incorrecta no tiene cabida en esta sociedad...  en cambio todo el mundo copió y comercializó tus ideas hasta la saciedad. Y lo más indignante es que las venderían como suyas.
Tu has sido siempre el enfermo por mostrar la realidad del más profundo pensamiento humano, otros con la etiqueta de santos bondadosos las llevarían y llevan a cabo.

    Ni te molestes en subir al cielo porque también te darán con la puerta en las narices, el cielo está lleno de hipócritas.

Tampoco te dirijas al infierno ya que, a pesar de tu contrato, a Satanás no le interesan discípulos que le hagan sombra. 
    Ahora que el limbo ya no existe puedes recalificar el solar y diséñarte tu propio averno fálico, como tu solo sabes. Yo lo marcaré con una crucecita en mi declaración de la renta para tener más probabilidades de reunirme contigo... cuando me toque. 
   
   El mundo no tardará mucho en reconocer lo grande que has sido y espero, que fiel a tus principios, te limpies el ojete  con la noticia o pintes con tu aerógrafo un enorme y brillante falo sobre los titulares.

1 comentario:

  1. Los monstruos del tiempo devoran con el mismo afán a los imaginativos como a los que no; inexorablemente estamos perdidos, aunque ahora mucho más desamparados sin este otro Monstruo... :)´
    DeP

    ResponderEliminar