lunes, 10 de febrero de 2014

Lunas Rotas


alguien dijo que algunas de las historias que cuento, 100%  verídicas, tienen su gracia...
estoy completamente seguro que no es por mi buen humor, ya que no lo tengo. Lo que ayuda es que mi vida siempre se ha parecido a un chiste cual viñeta de cómic animada del gran Ibáñez. Creo que un personaje como yo, superaría con creces a cualquiera de los suyos.

El sábado volví a por la ISS. Un cruce sobre la Luna e iluminado con una magnitud de -4 no es moco de pavo y la tremenda emoción y síndrome de abstinencia me hicieron olvidarme de que llovía a cántaros.
Sí. Si crees en algo fuertemente... se cumplirá.

Así que ni corto ni perezoso salí a eso de las 6 de la tarde. Había dejado de llover y al incorporarme a la A3 dirección Perales de Tajuña, un enorme claro permitía ver el 50% de la bóveda celeste (Sur). El Norte estaba nublado y la Luna entre Pinto y Valdemoro.
La cosa se animaba y en la radio empezó a sonar la banda sonora de Flash Dance... What a feeling... que sensación!!! creía volar con mi picasso. Me hubiera gustado llevar un body con calentadores, pero prefiero omitir esa desagradable imagen... simplemente fui feliz por un momento.
Ese pequeño brote de felicidad duraría unos pocos kilómetros y al llegar al lugar del tránsito aparqué justo en la entrada con vado de una casa pegada a la carretera. El cielo empeoró de tal forma que aquel claro de cielo que disfruté en la A3, bien pudiera haber sido producto de mi imaginación.
Pero estaba allí y no me rendiría hasta el final... valiente gilipollas.
Un vecino se acercó con cierta desconfianza y no dudé en presentarme y explicarle mis pretensiones, preguntándole si mi puesta en estación sería correcta y no molestaría al propietario de aquella finca. Hicimos buenas migas y me dijo que no habría mayor problema en estar allí aparcado.

Solo pude enfocar la Luna aprovechando pequeños claros intermitentes, pero al final la cosa acabó poniéndose muy negra y pocos segundos después del invisible tránsito comenzaría a llover.

Estaba recogiendo el equipo apresuradamente, cuando el verdadero propietario de la finca se asomó a la verja:
-¿Te ha pasao algo?
Yo que estaba decepcionado y con pocas ganas de hablar respondí muy escuetamente:
-No, he parado para hacerle unas fotos a la Luna. 
El buen hombre se interesó un poco más por mi problema y añadió:
-¿qué se te han roto las lunas?
-mmmm...sí- asentí- pero ha sido una pequeña fisura, nada que no tenga solución...hasta luego!!!

Con las mismas arranqué el coche y me fui escuchando esta vez el Don´t worry be happy!!  pero hubiera preferido el tema de Rosana "Lunas Rotas"

1 comentario:

  1. Esa nueva montura parece que se está poniendo en rodaje...Me alegro mucho.
    [Los relatos son cada día mejores y en calidad equiparables a tus fotos.
    Tengo algo que llevarte así que en unos días nos veremos con más calma, cuando cuentes con más tiempo ya que el ambiental anda demasiado variable y no da para mucho. Supongo que esas nevadas nocturnas a las que te enfrentaste de frío hubieran valido la pena pues en cuestión de fotos poco mostraste; pero supliste francamente bien con las palabras. No comprendo bien ese humor que te ronda últimamente en alguien que está por encima de eso]
    Breves saludos :)´

    ResponderEliminar