jueves, 23 de enero de 2014

ayer un radar me la cascó


Decía el gran Paco Costas, que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra... pues sí, que ayer volví a Navacerrada.
Sírio, Júpiter entre nubes sobre los Siete Picos
Buscando claros esquivos entre vientos y nieve me dieron las tantas y volví de regreso a Madrid sin mucho material pero el mismo frío de siempre.
Osa Mayor y Luna

Respetando las señales en todo momento por la A6 (120 km/h velocidad máxima) llegué a la altura de las Rozas, Km 18, donde sí existe desde hace tiempo la señal de 90 km/h... se me pasó y me pasé. Parece ser que han colocado allí una nueva hucha y pagué el pato de primerizo. 
Ventiscas y helada a los pies de la Maliciosa

Debe de ser por la apatía que tengo a estos aparatos de alta tecnología recaudatoria por lo que no suelo usar el flash en mis fotos. Odio ese fogonazo... y cuando lo percibes por los retrovisores a tus espaldas mientras conduces, irremediablemente acabas atravesando las 5 fases de adaptación:

1-Negación y aislamiento.
¿ha sido eso un flash?  no, no... que va, si ahí no hay radar. Imposible...
Y bajaremos la velocidad automáticamente como si aquello no fuera con nosotros, como una demostración a nosotros mismos que circulamos a la velocidad correcta... no quieres que ninguno de los demás conductores que si rebajaron la velocidad en su debido momento te vean así. Eres el pringao y te pasas al carril derecho, a poder ser detrás de algún camión. A partir de ese momento, tu media será de 60km/h

2-Ira y furor.
Seguro que han colocado un radar nuevo. Me la han cascado... ¡me cago en su puta madre!
Ahora doy la vuelta, aparco en el arcén y reviento a hostias la mierda de caja... ¡cabroness!!!
Sin duda una reacción lógica cuando en muchas ocasiones esa sanción es meramente recaudatoria y no tiene ningún afán por acrecentar la seguridad vial.
De hecho, existen estrechas carreteras secundarias  de doble sentido que ni las cabras montesas se atreven a cruzar por vértigo a los baches y tienen esa misma velocidad máxima.


3-Negación o pacto.
Va... que los jodan. Seguro que no llega y si no se la paso al seguro y ellos me la quitan.
Pensamiento estúpido donde los haya, tanto porque la denuncia se traspapele como que la aseguradora parásita quitamultas haga el trabajo por el que te está cobrando un riñón.

4- Depresión.
No volveré a salir, paso...¿Por qué me tiene que pasar siempre a mi? Iba correctamente y por un pequeño desliz...
Yo no soy un delincuente para que me traten así... no cariño, hoy no me apetece...
Te pasarás las horas desganado pero a la vez en un sin vivir. Sobresaltándote a cada llamada en la puerta de casa y mandando a tu hijo a que sea él el que la abra...
y llegará... llegará certificada. Que no te quepa la menor duda

5-Aceptación.
Que guai, si la pago antes de 15 días me hacen un 50% de descuento... se me va a quedar en nada.
Sin duda, pagar y callar dos palabras con las que definiría a este país.

Acabo como empecé, con la frase del gran Paco Costas y un pequeño añadido:
El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra...  si es de clase obrera, nunca se la quitará de encima.

2 comentarios:

  1. !!! Mecagüen ¡¡¡
    Te acompaño en el sentimiento...

    [Lo escrito en la anterior entrada fue cojonudo]

    ResponderEliminar
  2. Son unos mamones. No está señalizado, ya que han 'dejado' el cartel del antiguo radar del km20, que está situado en el 22-23 (4-5km antes!!). En vez de arreglar y dejar ese tramo en condiciones, ponen la caja-hucha.....que asco de país! .......por no hablar del atraco con las multas de la ora, que no responden ni a las alegaciones, ni a los recursos, ni nada....directamente embargo! Tendremos que quedarnos en la fase 2......ira.....sacar el bate y a batear

    ResponderEliminar