jueves, 12 de diciembre de 2013

La Luna se cayó entre alguno de los Siete Picos


LLevo toda la semana con la intención de salir a afotar (fuera de Madrid) y hasta ayer noche no me he decidido... a ver si va a ser el frío y no lo quiero reconocer...
La verdadera intención era probar el funcionamiento de un aparatejo que me ha regalado Papa Noel; increíble pero cierto, se ha adelantado. Ya nunca volveré a hablar mal de ese gordo cabrón vestido de verde rojo Coca-Cola que solo me traía calzoncillos y calcetines del Lidl. 
Como es habitual, mis intenciones no las llevé a cabo y aproveché la noche para hacer otras cosas. Entre ellas, captar la caída de la Luna en algún recuncho entre la formaciones rocosas de los Siete Picos. 
La llegada a Collado Villalba, me hizo suponer que el viaje había sido en vano y es que una capa de nubes ocultaba el cielo; recé un "padre nuestro". A medida que subía al puerto de Navacerrada la cosa se iba disipando hasta darme cuenta de que realmente se trataba de un banco de niebla... nada que ver con el banco en Suiza del perro de Heidi... solo nubes bajas, que hicieron las delicias fotográficas de los allí presentes: yo.

La sesión fue realmente divertida ya que transcurrió sobre una pulida y cálida superficie de hielo. Algo que me hizo recordar un experimento que también tengo en mente y una anterior caída que me fisuró el 8 mm (no es un hueso, es un objetivo y duele más) y amorató una de mis hermosas cachas; una buena hostia... tendría que comprar crampones, pero es que son muy incómodos para conducir...
Todo un espectáculo para aquel zorro que, oculto como un zorro, me vio correr deslizarme como las muñecas de Famosa cargado con mochila, montura, cámara y telescopio (el equipo ideal si quieres volver a resbalar) para al final no conseguir gran cosa.
Fotomontaje de dos fotos, también llamado HDR



Eso sí, aprendí un montón y pude comprobar que se acerca el máximo de las Gemínidas. Así es "que me quiten lo bailao"... lo que bailé para quitarme el frío, quiero decir.





2 comentarios:

  1. ¡Hostias! una fisura de un 8mm, con lo que duele eso... Sólo pensar que hace dos días se me escurrió de las manos un 75-300 y tuve que hacer una palomita a lo Arconada se me erisan los veshos. (Sí, lo de Arconada es un buen indicador de que me voy haciendo viejo).

    ResponderEliminar
  2. me encanta la ultima foto. Visto como lo has conseguido sacar, las constelaciones de invierno no me deprimen tanto...

    ResponderEliminar