domingo, 15 de diciembre de 2013

esperando una Gemínida


Se esperaba una buena lluvia de estrellas para la noche del viernes a sábado. Cuando no se le da demasiada publicidad en los medios habituales de comunicación (Hola, que me dices, super pop...o cualquier canal de TV) los eventos astronómicos no suelen defraudar. La del año pasado me pilló en Murcia y fue muy poco espectacular pero este año la cosa prometía. Al haber salido la noche del miércoles a jueves y ver la cadencia con la que caían los meteoros me preparé para salir de caza en su máximo de actividad, la noche del viernes a sábado.
A última hora el cielo se encapotó e incluso llovió al menos en Madrid. Dejé la cosa quedar, pero a eso de la 1 de la mañana me dio por asomarme y vi el cielo despejado... los picores empezaron a entrarme por todo el cuerpo.

La cosa estaba clara no solo por la Luna, buscaba el paisaje nevadito con sus constelaciones de invierno y allí plantado en lo alto de Navacerrada empecé a calentar el obturador de la cámara. He de decir que nunca he hecho tantas fotos en una sola noche para venirme sin nada digno para casa... ni nieve ni gemínidas. Aunque el espectáculo visual fue una pasada, curiosamente las mejores caían cuando tenía el obturador cerrado o había cambiado el encuadre. La luz de la Luna obligaba a unas exposiciones poco sensibles en cuanto a ISO y eso hacía difícil su registro en el sensor. Esperaba que al ocultarse ésta la cosa cambiaría pero, si bien en modo visual era una delicia, muchas de ellas no tenían la suficiente intensidad para quedar registradas.




Un tsunami de niebla finalizó la sesión en lo alto del puerto, pero me guardaba un cartucho en la recámara y me fui en busca del Lovejoy sobre La Maliciosa. Era una buena ocasión para registrarlo y con un poco de suerte podría "cazar" también algún trazo... ¿He dicho suerte? No, no uso. La suerte no existirá, pero empiezo a creer que soy un puto gafe. Pues solo me quedaba encontrar curre de "gafe" en algún casino del Vegas-Madrid y resulta que ya no lo van a montar... pero que gafe que soy.
Otros tantos kilómetros de carrete y carretera que no sirvieron de mucho, a pesar de la dedicación, no pude traerme nada digno. 

PD. siento las dominantes de color de La Maliciosa, pero es que me supera esa mezcla de nieblilla y contaminación luminosa de todas las tonalidades.
Gemínida y Lovejoy sobre La Maliciosa


3 comentarios:

  1. Eso es un cometa, del que no hablan tanto los medios en tinta de calamar de la derecha, y no el otro; está claro que cuanto menos hablen mejor. Las fotos excelentes y el esfuerzo ya lo imagino, además del frío.
    Lo de los juegos estadounidenses en la Venta de La Rubia es un bombazo pues esas grandes fincas donde *alguno de pequeño iba a cazar víboras con los amigos y setas de cardo es para alegrarse en tanto en cuanto seguirán ahí esas lomas para seguir viendo desde el sureste el perfil de la sierra que tanto tiempo te ocupa y que cada día haces más universal, incluso fuera de este sistema solar. Sierra de Guadarrama y Montes Carpetanos con su concurrido, aunque no tanto de noche, menos mal, puerto de Navacerrada o Cotos es cada día un poco más conocido en ese mundo de astrofotografía que te rodea; si no fuera por la luz de sus ciudades que lo contaminan, seguramente ya hubiera habido un buen observatorio en uno de sus picos. Hay muchos días al año despejados y justamente estos de otoño suelen ser de los mejores; también en primavera.
    Desde que el calendario, por motivos religiosos e interesados para tergiversar la realidad histórica, se cambió en un inicio que se contradice pues empieza cuando todo muere o hiberna y finaliza con el mismo sentido, la vida reinició por estos aluviones un crecimiento constante e imparable que le dio importancia económica al centro peninsular, de otra forma hubiera seguido siendo uno de esos lugares tan alejados de cualquier punto de la costa como Meco que pidiendo bula evitaba extorsiones y diezmos pasados...o presentes. Pues presentes siguen siendo los diezmos como ese Yelmo que continúa vivo mirando a Maliciosa así seguimos pagando de forma indirecta en cada declaración de la renta la dudosa manutención de aquellos que pretendían quedarse con Las Vistillas bajo la astuta complicidad de los que en el poder se determinan liberales para lo suyo lo que es de los demás. Cuan fácil es poner a la venta sin darle importancia lo que no les pertenece y haciendo abuso en el borde de la ley se rodean de ingentes asesores para legislar la forma de descapitalizar el estado, sea extenso o autonómico.
    Aquel que poseyendo terreno aún en el fin del mundo, es afortunado; más si lo vende piérdelo y con el tiempo su dinero. Carece de sentido poseer moneda en papel que el tiempo quema como una hoguera necesita para encenderse.
    Les costará mucho poder monopolizar esas noches de cielos despejados y firmamentos libres donde algunas veces las luces urbanas se hacen bohemias y cuadran tus fotografías dándole los astros referencias materiales desde la que muchos montañeros y escaladores creyeron tener un punto de vista más cercano a ellas, las estrellas.
    Cuanto más alto subo más me alejo de la circunstancia política de los marranos medievales que habiendo dividido el territorio crean nuevos feudos. Condados y nuevos marquesados desde los que gobernar a unos pocos pues así se les hace más fácil controlarlos a todos a su conveniencia en discursos privados de toda honradez y sinceridad; sin nobleza, pues es nuevo comercio…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La riqueza de los lugares que recorres muchas noches queda reflejada en tus fotografías y en ellas se aprecia lo diferente que hubiera sido si las faldas y pies de esas montañas no hubieran tenido nunca esas urbes contaminantes de luz y ruido; sólo aldeas desde las que partir buscando por encima del mar de nubes de sotavento lo que se puede ver cuando llegas a la cumbre y se pasa el tiempo con las puntas de los dedos congeladas y las cámaras tiritando de frío.
      Ya Hita, aquel ilustrado que no teniendo nada mejor que hacer cruzó sus lomas, collados y puertos y desembocando al anochecer entre sus rocas vivió experiencias serranas que cualquier hoy en día añoraría si no fuera por esos lugares sociales de neones y otros colores que nos encontramos cuando se viaja recordando sus memorias.
      Han cambiado los tiempos tecnológicamente, sólo en eso; en todo lo demás continúa vivo lo que ya Cabeza Blanca predijo años atrás, que la actualidad no es más que un platónico y mero apunte que se repite curso tras curso y año tras año hasta que se jubile esa profesora que es la vida.
      [*Clodo, uno de ellos:]´
      Qué la tierra nos sea ligera.

      Eliminar
  2. Si eso es no llevarse nada a casa no quiero saber que ocurrirá cuando llegues con algo bueno!

    ResponderEliminar