lunes, 7 de octubre de 2013

yo soy muy guay...



   Aunque tengo mis taras, yo soy muy guay... lo que pasa que el mundo que me rodea no sabe seguirme el ritmo y de ahí esta incompatibilidad.

    El problema de creerte muy guay es que la mayoría de las veces no llegas ni a chachi. Pero mi tozudez y egocentrismo son tan desproporcionados que reniego de todo para alcanzar así  "las más altas cumbres de la miseria".

   Era un embalse pantanoso... la palabra y la carretera camino de cabras lo indicaban, aunque no había ninguna señal si vi perfectamente como lo que en su día fue asfalto se hundía en las profundidades. Pues va a ser que tendré que dar la vuelta...

    Lo más curioso, es que cuando suceden este tipo de cosas, se suele bajar el volumen de la radio ¿Por qué?


Aquí se puede ver la Estrella Polar (Polaris), señalada con un laser verde a pulso. Casi todo gira en torno a ella.



Desde la misma posición, apaisadamente, la estela rojiza de un avión parece hundirse en la contaminación lumínica de Madrid y Toledo (160 y 50 km) La Vía Láctea a la izquierda, ha perdido los días de esplendor en los que su centro, custodiado por un Escorpión, hacía las noches veraniegas más pintorescas.




Las constelaciones de invierno ya están aquí, aparecen por el lado izquierdo, acompañadas por un luminoso y pesado Júpiter. Al fondo el Embalse Torre de Abraham donde se pueden apreciar el alumbrado naranja, cual Betelgeuse, que ilumina su presa. Casi presa del pánico... otro día hablaré de los GEO y ese tono verdoso del cielo.

Podeis ir haciendo boca con las interesantes entradas de Jon Mikel y Manu Arregui en sus respectivos Blogs


2 comentarios:

  1. Anda qué manda carallo...vintenove
    Qué puedo decir de tu humor sobre esto? Poco o mucho; poco sobre él y mucho el que tienes.
    [Sentí mucho no poder ir…gruuu]
    Me imagino que, o pudiste salir por pura propulsión ya que es hacia atrás; o te rescató una grúa del seguro que con sólo un tirón te dejó nuevamente con las cuatro ruedas en el asfalto. Mientras, no perdiendo el tiempo, hiciste esas fotos con las que resolviste practicar el puntero que por cierto es muy interesante para las explicaciones.
    Ese vehículo, al que le vendrá bien una lavada de bajos delanteros, y también traseros, parece lo qué es. Una especie de pequeña cápsula del tiempo rodado con el que viajar a las estrellas; sin estrellarse. Me alegro, en cierta manera, que estés bien y que tu humor sea el que resuelva esos pequeños percances que hacen, si cabe, a tus fotogramas, mucho más interesantes cada día.
    Las consecuencias de ir sin escudero es que vas pensando en el cielo nocturno y en ese giro metiste la rueda donde creías era seguro, luego el barro que está blando te dice que no te metas, pero tú vas y zas...en toda la lama.
    Ya escribí, y volveré a escribir, que ese pantano es más una ciénaga que un encoro ou un barragem; tiene demasiada humedad que en las noches asoma tanta que incluso a ti te hace falta una chaqueta; como cuando por las noches refresca en Galaecia y ya la gente dice aquello de: -Y no olvides una chaqueta para la noche…o la rebeca (a mí, lo de la rebeca, me pone malo. ¿Qué necesidad hay de llevar una cabra a los hombros, por si el frío? Entiendo que puede dar su calorcito pero, salvo que sea un cordero, de esos del belén, un rebeca pesa lo suyo y no da para tanto…)
    Te encuentras algo hipnotizado por ese lago, ese pantano; por esa Cosa del pantano que tiene un lugar donde los sonidos guturales de los rumiantes durmiendo mosquean un tanto entre tanto espacio. Tiene su aquél, pero detrás de esos Ensoños de Breila(do meu amigo Pizcueta), se esconde un mosntro larpeiro al que le da de comer ese otro coche que sobre las cuatro de la madrugada suele llegar para calmar tan dispares sonidos…
    Las lechuzas, las lechugas de la huerta, los estorninos durmientes y otras aves de mal paragüero darán pronto sus frutos en una de las mejores nocturnas con un tremendo vuelo; donde se confundan trazos de satélites con bandadas.
    Fue una pena que en aquel lado de la cuneta un ser perruno nos demostrase cuan ciertos son los sentimientos y que estos están dentro de todos los seres vivos. Rocín flaco que sin ser galgo velaba el fallecimiento de su compañero de flaquezas; era como si estuviera presenciando la suya propia y que tarde o temprano se producirá, en cualquier momento, siempre de forma trágica. Pues no hay mayor tragedia que fenecer así o muerto de hambre, y por ahí iba su camino.
    Mientras, un zorro hozando por presencia roedora en una cuenta derecha algunos kilómetros más atrás. Unos tanto y otros tampoco.
    Haber llamado a los verdes no sé si hubiera sido la mejor forma pues el aún vivo podría haber finado sus días como carne de cañón.
    Dani, me pareció ver en su mirada que, además de todo lo que expresaba y que resulta muy difícil de explicar, hicimos bien con sólo esa actitud. ¿Quién sabe cuánto tiempo dura ese sepelio?
    Qué la naturaleza los tenga en su seno…
    •deicaludos•D

    ResponderEliminar