jueves, 31 de octubre de 2013

ya nada es lo que parece



   Entré en una tienda de moda para hacer un regalo a la mujer y la similitud con el ropero de una abuela me produjo cierto mal estar. Había incluso ropa de aspecto sucio y roto que parecía de cuarta mano pero que se vendía como nueva... quizás sea de aquella que se recoge en contenedores ahora prohibidos¿?... no compré nada.

   Luego me fui en busca de unos zuecos para el trabajo ya que los que tengo están realmente viejos y manchados de diferentes pinturas.
   Mi sorpresa fue descubrir el zueco de moda... así que me ahorré dinero y sigo con los míos sin decir  a nadie que son los viejos.

    Paseando con mi hija descubrí en el parque lo que parecía una Amanita Muscaria. 
Le dije:  
-¡Cuidado con esa seta! ¡No la toques ya que es muy venenosa! (a pesar de que en su día era la casa de los pitufos)

    Mi hija con cara de incredulidad me respondió:
 ¡Papá! eso es el envoltorio de un Kinder huevo sorpresa... 
efectivamente, al acercarme y hacer zoom descubrí interrogaciones en lo que creía las características manchitas blancas de dicho hongo alucinógeno.

    Haciéndole fotos a mi mujer, me dio un vuelco el corazón al ver a través del visor semejante busto semejantes tetas...
Pero...¿Qué has hecho? ¡pedazo melones!!!! 

    Es que como no hay pasta para operarse, pues llevo un nuevo sujetador con relleno de silicona...


quizás todo esto sean síntomas de vejez... seguir creyendo que la moda es innovación y no un reciclaje que no se recicla, una ola que arrastra a gentes sin personalidad y baja autoestima para hacerles creer que ser alguien es vestir mejor, a la última. 
     Que el chocolate, golosinas, chuches o ceboladas eran llamativos por lo bien que sabían y no por su envoltorio o juguete complementario.
    Que los corsets se erradicaron hace mucho tiempo y ahora es la propia mujer la que se encorseta llegándose a dejar implantar por cualquier carnicero un kilo de silicona en cada teta, ponerse a dietas de campos de concentración y someterse a tratamientos de belleza que la ONU calificaría de crimen en cualquier guerra y no solo por los resultados anamórficos de algunas. 
    Se colocan pirsins en los lugares más insospechados y se hacen tatuajes de tintas de dudosa procedencia que avergonzarían al legionario más rudo ...  para así... sentirse más femeninas ¿?... 
   joder que engañadas os tienen, y no hablo de lo que son 20 cm. porque las que os rompéis la espalda con tacones de esa medida, lo sabéis perfectamente. 
   Y es que la moda que se impone, no disiente mucho del burka que tanto critican algunos/as.



es posible que la gran Matrix en la que vivimos no rija correctamente con este sistema operativo tan avanzado para el poco disco duro que tenemos (la mayoría). Los parcheados nunca han sido buenos (preguntarle a windows) y reinventar la rueda a estas alturas de la película... pues como que suena a negocio.

... os dejo, que tengo cita con el psicoterapeuta... tu sabes

No hay comentarios:

Publicar un comentario