martes, 29 de octubre de 2013

pensé que eran basura


vengo de un lugar donde una persona suele ayudar a otra a levantarse cuando esta tropieza y se cae al suelo. 

   Una vez, ya viviendo en Madrid,  intenté hacer lo mismo con alguien que había bebido más de la cuenta y el individuo empezó a increparme porque aseguraba que lo había atropellado con el coche. 
   Desde entonces no ayudo a nadie en esta situación y es que la propia ciudad es la que te vuelve insensible obligándote a mirar hacia otro lado. 

    Hace unos minutos venía de trabajar y parado en un semáforo bajo el puente de Plaza España, creí ver lo que parecían restos de basura. Me dije para mi: Hay que ver hasta donde están llegando los recortes de las Olimpiadas. Lo que menos sospechaba era, al observar con más detenimiento, que se trataba de personas durmiendo sobre cartones. Se me hizo un nudo en la garganta, he visto a personas dormir en la calle montones de veces, pero hasta ahora nunca las había confundido con basura. Y esto me remordió la conciencia de tal forma que al llegar a casa cogí la cámara y volví a fotografiarlo. 
    Quizás sea una forma de justificar la hipocresía de esta entrada y poder echarme ahora a dormir en mi cama calentito. Quizás sea porque puedo ser yo el que este allí dentro de unos meses o incluso tu el que estás leyendo esto. Pero tampoco debemos olvidar que no nos diferenciamos en absoluto del menda de pelo blanco bien trajeado que prefirió atravesar por la carretera y mirar hacia otro lado. Quién sabe si podría ser incluso el director de alguna sucursal de los allí durmientes. O incluso algún político... no, esos no, porque suelen ir en audis o mercedes con los cristales tan tintados que es imposible ver algo a través de ellos.

Que curioso, precisamente hoy me he enterado que los murciélagos vampiro, al llegar a su cueva, regurgitan la sangre que han ingerido para compartirla con alguno de sus congéneres que no haya podido comer ese día... que bichos tan desagradables.


3 comentarios:

  1. No se si habéis visto la película In Time. Describe un mundo muy parecido al nuestro. Y, aunque tendemos a identificarnos con los pobres, en realidad somos los ricos.

    ResponderEliminar
  2. Ya conocemos las noticias y tú vas y pones éstas...
    [ http://deicalogoamicus.blogspot.com/2011/12/las-historias-se-repiten-iii.html ]

    Recuerdas que hace tiempo las subí en DLA, había muchas más pero no logro encontrarlas nuevamente en el archivo para reponerlas; hubo un fallo y las anulé. Entonces, también tenía de esos debajo del puente de Bailén. Son del Este de esta Europa rara que deambula entre sollozos de imperio ulterior y se queda en parlamento democrático.
    Ésa es la sensación extraña que tengo de lo que somos comparándonos con los de la cima piramidal; una situación que se puede dar en todas las clases. Nadie está libre, salvo que los otros suelen dejar algo muy importante escondido para cuando les vienen dadas.
    El blanco y negro pone mayor énfasis de tragedia o de tragicomedia; con el frío que comenzó a hacer ayer por la tarde. Es lo que tiene el anticiclón de invierno y aunque sea otoño ya nos aproxima a ese corto veraninho por Martinho que acarrea leña para la lumbre y fuego para la matanza...
    La proximidad del albergue y ellos ahí debajo es porque se llena o llegan tarde para una cama.
    últimamente deambulan por las calles, en este caso están bajo mafias de recaudación, con sus ropas sucias y sus harapos negros; barbas cerradas a medio crecer y cabellos oscuros; zapatos retorcidos por los tobillos y, una especie, de falsa, aparentemente, dolencia o enfermedad. Pero pienso que la que es enferma es la sociedad que los vio nacer que no se acopla a ésta mucho más compleja y desean (no siempre) parasitarla mientras puedan; aunque esto ya lo hablamos y no es así, el problema es educativo y de las opresiones que han sufrido y sufren en sus lugares de procedencia. El problema es cultural en todos los sentidos, es social, es religioso, es suyo, es nuestro.
    Es tal el olor que el caminante lo hace por la calzada, todo un riesgo.
    Es cierto que parecen montones...
    Hace ya tiempo, cuando se interesó la edil por el asunto, pareció importarle mucho la apariencia de su ciudad para enganchar no sé que cosa de cara a la galería y mantuvieron constantemente regada esa zona y sus aceras para evitar el asentamiento y la pernocta. Será que se acabó el tan cacareado *pálpito olímpico y las supersticiosas corazonadas...
    Una desgracia que implica a todo el mundo.
    *(también supersticioso)
    PD: Para Manu...No hay forma de poder escribirte para algunas dudas; comentar en tu blog supone un reto de alta en un medio que no me llama. Algún correo dónde hacer las preguntas sin pasar por ése. Auqnue tu sistema podría llevar los comentos como invitados...Saludos
    7·deicaludos·D

    ResponderEliminar
  3. Ou...se me olvidaba...
    Lo mejor es la placa, pone: Plaza de España
    Por ahí andaba tu asunto? :|´

    ResponderEliminar