viernes, 26 de julio de 2013

Vacaloura, Escornabois o cierto ciervo volador (Lucanus cervus)


   Catalogado como el escarabajo más grande de Europa, recuerdo este singular bichito desde mis más podre infancia. Pues resulta que ya está en peligro de extinción, lo que significa que si  te ven a la caza de alguno es posible que nadie te libre de una de esas multas recaudatorias en pro de unas cuentas en Suiza sostenibles.
   
    De niño sus aterrorizadoras mandíbulas nos hacían huir despavoridos ya que aún que no es venenoso, sí pega unos buenos mordiscos. 
 
  Hace unos días de acampada con mi hija y sobrino, algo que también está prohibido, pudimos observar el sonoro y torpe vuelo de estos pequeños helicópteros.
   
Lo que me partió el alma, fue descubrir a uno de ellos luchando por alcanzar la luz de una farola de las calles do porto de Celeiro al confundirla con la luz de la Luna. 
Insistente, no paraba de levantar el vuelo para volver a caer sobre sus espaldas hasta acabar agonizando en una tela de araña.
     
 

   Me pregunto cuantas especies acabarán de esta forma. Si por ley la captura de estos insectos está penada, por que no sucede lo mismo cuando la muerte de los mismos es causada por el alumbrado público, el (mal) trazado del Ave o el disparo de alguna escopeta de fuego Real… serán también estos daños colaterales ¿?

1 comentario:

  1. Meus parabéns, tés unhas imaxes moi boas en todo o blogue, creativas, divulgativas, dinámicas, o fío condutor, a técnica, os contidos...

    ResponderEliminar