jueves, 11 de abril de 2013

otro retrato a aerógrafo


otra vuelta de tuerca para darme cuenta que con colores opacos es muy difícil llegar a texturas de la piel con el realismo que me gustaría.
Otra cosa curiosa es que al fotografiar el retrato, la gama de colores se ve muy reducida y lo transforma mucho de la visualización en vivo. Se que es lo que se dice siempre para darle más valor a la cosa "hay que verlo en vivo" pero en este caso es cierto y he probado toda clase de iluminación. Influye en el contraste y saturación que no esté con el lacado final, pero creo que el mayor problema es mi escasa utilización de azul... cuanto más avanzas, más descubres lo que queda por avanzar.


1 comentario:

  1. Y tienes mucha razón, no sé qué les pasa a las fotos pero distan mucho del resultado real. Pierden más del cincuenta por cien de lo buen retratista que eres.

    ResponderEliminar