lunes, 29 de abril de 2013

de lo insignificante que eres



Hace unos días meses el vecino ha tenido una fuga en su baño y se ha traspasado a mi local. La historia es normal hasta que pasan por aquí  tres fontaneros (en diferentes días) que te dicen que todo esta solucionado cuando tu ves que la cosa se va incrementando cual crecida en cauce seco. Con el tiempo el techo se empieza a caer y esto me produce un estado de preocupación ya que en esos momentos estoy trabajando fuera de Madrid. De regreso y ya pasados unos días, por fin con la fuga solucionada, me hacen perder una mañana para que el escayolista me diga  en su visita fugaz que el daño es más de lo que le han indicado y que ya me llamarán.
1 mes después he llamado y me dicen que el parte está cerrado. Tendré que buscarme la vida para solucionar lo de mi techo y los daños causados por la inundación ya que pretenden que con la cantidad de 384,95 € (+IVA) me arregle 12 m2 de techo, reponga varios tableros de DM (300x200x2 cm.) y valoran de esta forma dos cuadros al óleo que se dañaron con el agua. Todo esto basándose en el peritaje del primer día, cuando el daño todavía era insignificante... fui demasiado amable y solo metí lo que realmente se había dañado siempre acompañado de una sonrisa.

Hace cosa de 15 días, recibo un correo de Movistar  comunicándome que en breve dejarán de ofrecer los servicios web personal y dominios contratados. Llamé y me dijeron que no era cierto... que alivio.
Hace una semana recibo el mismo mensaje; llamé y me explican que, esto significa que mi web desaparece sin más... esa en la que llevo trabajado 7 años para estar posicionado en Google con una de las mejores puntuaciones (pagerank) del gremio de aerografía algo que lleva mucho, mucho trabajo. 
Esa mísera web que me da de comer y que me ha mantenido atado a Telefónica pagando por su espacio (25 míseros megas) y dominio los precios más altos del mercado.
Es algo parecido a un despido ya que el 90% de mis míseros ingresos, proceden de mi mísera web.
Es algo parecido a un incumplimiento del contrato que se pasan por el forro.
Es algo parecido a una violación de tus derechos.
Es algo parecido a que te traten como un insignificante gilipollas... porque realmente es lo que somos.
Disculpen la molestias ocasionadas, si lo desea podrá darse de baja sin coste alguno... que pasada!!!!!!! 

Estoy también pendiente por el peritaje de otra inundación en el negocio de mi mujer... hace una semana y todavía no han llamado... el termo reventó jodiéndome un suelo recién puesto de tarima. Pero esa es otra historia.

Cuando suceden este tipo de cosas siempre me viene a la cabeza esas palabras de Carl Sagan:

Somos un pálido e insignificante punto azul.
El se refería al ámbito del Universo... vendía bien sus libros y vídeos, y estaba mejor posicionado (en todos los sentidos y dimensiones)... la gente le hacia caso. Hasta la NASA giró la Voyager (asumiendo mucho riesgo) para poder hacer la famosa foto. Claro, era Carl Sagan.

El problema es cuando simplemente eres un insignificante gilipollas (y sin dinero) que habita en un insignificante y pálido punto azul... la cosa se complica aún más y nadie te hace el mínimo caso hasta que dejas de pagar... pero eso nunca debes hacerlo, porque te traerá muchos problemas.

PD: Me he controlado mucho en esta entrada y en ningún momento me he cagado en dios... espero que el karma lo tenga en cuenta.

1 comentario:

  1. Que bueno!
    Tu mismo has sido tu mejor terapeuta, y ya ves, ahí si que has ahorrado una pasta, al final va a resultar que eres un crack y conseguirás tus objetivos, quizá incluso todo lo anterior no fueron más que lastres en tu vida, ahora tienes todas las oportunidades para todos los cambios y mejoras... vivimos en un puntito indefenso... pero si te giras verás todo el universo infinito y maravilloso que te queda por conquistar.
    Así que nada de limitaciones!
    Te deseo toda la suerte del mundo.

    ResponderEliminar