martes, 18 de diciembre de 2012

en el cementerio de La Aparecida


    (Con todos mis respetos para la gente que allí descansa)

    Una corta estancia en Murcia ha coincidido con la lluvia de Gemínidas y sacando algunas fuerzas de la aportación calórica de un bocadillo de panceta; no confundir con bacon en USA ni Francis Bacon (el pintor), aunque su obra sea muy similar a la panceta ahumada... cara, pero sin dejar de ser tocino.
He salido por los alrededores en busca de una sombra para poder  captar esa espectacular entrada en la atmósfera de los restos de polvo y grava del asteroide (3200) Phaeton. Curiosamente lleva el mismo nombre que la sensibilidad ISO utilizada.
Siguiendo las indicaciones de un profesional del corian, seguí la antigua carretera Murcia-Alicante y no pude resistirme parar en La Aparecida. Me invadió por completo lo exótico del nombre y creo recordar alguna historia de mi querido Iker Jimenez. La luz era aceptable y crucé el pueblo en busca de unas formaciones rocosas que lo coronaban para de esta forma acabar en el aparcamiento del cementerio... cosas del destino.

Allí, sugestionado. Cámara en trípode, esperaba algún tipo de fenómeno paranormal: Una espectrogénisis, o quizás fantasmogénesis (algo más común)... por un momento creí asistir a la manifestación de una termogénesis con algún aporte de clariesencia. Pero no; es probable que fuera el bocata de panceta... así que no pude disfrutar de nada acabado en génesis ni tan siquiera la calva de Phil Collins... de verdad que me hubiera levantado el alma. 

Lo que si pude disfrutar fue de una lluvia de meteoros que superó todas mis expectativas  en modo visual. Viendo por momentos estrellas fugaces de dos en dos e incluso hasta 3 en el transcurso de pocos segundos. La cadencia fue de una o dos por minuto y tan solo dos fueron lo suficientemente luminosas para quedar inmortalizadas en el sensor. La  primera casi al llegar y la segunda tendría que ser a unos kilómetros de allí, cerca de un embalse de cuyo nombre y farolas tipo LED no quiero acordarme.


1 comentario:

  1. Las capturas, estupendas. Pero el gasto de luz antiniebla en esa zona es brutal; la montaña viste Nápoles, cadmio y cálida.
    ¿Dormirán algo los animales nocturnos o visitan al psicólogo?
    Hay algo extraño en todo ese monumento al sincretismo cuasi mitológico...
    Salud y Libertad
    Deica

    ResponderEliminar