miércoles, 12 de septiembre de 2012

la ISS de día y de postre un Coronado


Una compra reciente me ha hecho conocer a Javier el cual posee una tienda online dedicada a material astronómico, Astrocity.

Astrocity tiene sus almacenes en Pozuelo donde estuve este pasado sábado viendo su amplio stock y comentando con Javier el tipo de fotografía que suelo realizar haciendo hincapié en mi obsesión con la Estación Espacial Internacional (ISS).
La cosa quedó ahí, el (amablemente) me vació los bolsillos y yo como venganza le dejé con el gusanillo de fotografiar la ISS.

Ayer haciendo búsquedas, casualmente había un cruce lunar de la ISS cuyo eje central pasaba CASUALMENTE por Pozuelo y CASUALMENTE  sobre sus almacenes. Sabía que Javier estaba interesado y no dudé en llamarlo para formalizar la sesión... no opuso ninguna resistencia.
 Quedamos a las 8:00 ya que el cruce era hoy a las 8:26. Al llegar, Javier ya tenia desplegado su equipo. El tiró video con una cámara CCD y un Orion Mak 180/2700 (échale huevos), al disponer de tantos aumentos el campo de visión es menor y esto dificulta enormemente dar en el blanco, ya que a poco que la trayectoria varíe, la ISS no podrá ser inmortalizada.
Pero hubo suerte y a pesar de no estar bien situados en el eje central, consiguió capturar unos fotogramas justo en la esquinita, que me pusieron los pelos como escarpias al ver el detalle conseguido.


Yo tiré con mi querido C5, a pesar de la luz (ya con el Sol presente) y turbulencias estoy bastante contento con los resultados. Creo que ambos quedamos satisfechos con la sesión.

Para mi sorpresa, Javier me preguntó si quería echar un vistazo por un Coronado SolarMax II 90 y... creo que a nadie le amarga un dulce.
Lo puso en estación y lo enfocó... al asomar mi ojito al ocular, un slogan me invadió por completo... "A la parrilla sabe mejor"... por un momento me sentí como una hamburguesa 100% vacuno rodeada por fulguraciones solares... haciéndose en su propio jugo. 

Pude tomar unas fotos de las cuales he rescatado esta, que nada tiene que ver con lo que se veía en modo visual a través de ese diabólico engendro dorado.

2 comentarios:

  1. Y a Cenicienta se le puso la piel como las naranjas peninsulares...
    Abrumante(s)!
    d:D´

    ResponderEliminar