domingo, 19 de agosto de 2012

el reflejo de Venus sobre dos mares



  Esta vez fue desde un monte alto del "Cabo Ortegal", a lo lejos puede observarse el faro de "Punta de Estaca de Bares" que como un tercer planeta ilumina el horizonte; se trata de la zona más al norte de la Península Ibérica que sirve como frontera del Océano Atlántico y Mar Cantábrico. Desde hace siglos las "Rías Altas" de Galicia, han sido transitadas por numerosos barcos de mercancías y pesqueros que hoy se observan faenando como constelaciones sobre el mar. 

   La gran humedad de esta zona, magnifica el brillo de las estrellas donde es realmente difícil encontrarse con un cielo completamente despejado. La niebla es plato habitual y el propio faro de Estaca de Bares emitía (al menos hace unos años) unos enormes sonidos en código morse para actuar de aviso a los barcos más cercanos.
   Venus amaneció entre nieblas y su brillo era tal que pensé que se trataba de la Luna. Cuando se pudo librar del tupido velo vi que se encontraba entre los gemelos (constelación de Géminis) se empezó a reflejar también en los dos mares; el Océano Atlántico y más a lo lejos, justo en el horizonte, sobre el Mar Cantábrico.
   Júpiter esta vez quedó como un tímido actor secundario. 




1 comentario: