lunes, 18 de junio de 2012

fotografiar modelos no profesionales


Explicaba en una anterior entrada, lo difícil que es fotografiar el alma o sin ser tan poético, lo difícil que es fotografiar a un individuo y que salga guapo como todos queremos salir. Esta dificultad es mayor cuando no hay comunicación con el modelo (a mi esto me sucede siempre) y si éste es un animal salvaje (no de bruto sexualmente si no de animal salvaje) todavía más aún. Y aunque a estos no les salen caras raras ni los ojos cerrados, tienden a no estarse quietos ni obedecer instrucciones, por eso lo de salvajes.

Si hemos llegado a este grado de dificultad y salimos airosos, eso esta muy bien... pero voy a complicarlo más. Que pasa si el animal es acuático. Ufff la fotografía subacuática es muy compleja y hay que dominar sobre todo la iluminación ya que ahora lo del enfoque y exposición te lo hacen las cámaras :) (no como antes).

Vale tenemos una foto de una animal acuático correcta. 
Ya, pero quiero algo más de paisaje... que se vea que está dentro del agua, pero también el paisaje exterior. Joder!!! he visto muy buenas fotos de surfistas así, pero con un animal... es difícil.

Supongamos que consigo esa foto; animal acuático en su medio y algo de paisaje terrestre de fondo. 
Estas que te sales!!!... pero por qué no hacerlo de noche :S

La gente aveces se complica la vida de una forma innecesaria, pero ¿por qué no probarlo?

Tenemos una foto nocturna con un animal acuático en su medio y paisaje terrestre de fondo.
Pero... ¿Qué es la noche sin estrellas y una buena Vía Láctea? sobre todo ahora en verano.

Pues no se hable más; vamos a buscar un embalse donde no haya luz artificial, fotografiar unos bichos inquietos en el fondo de su orilla en completa oscuridad y con una Vía Láctea de fondo.

No es lo que quería (como siempre) pero sí lo que buscaba. 
Prometo mejorar

Debo dar las gracias a un buen amigo por su inestimable ayuda para colocar magistralmente y con enorme valentía ese cangrejo "mutilador de dedos" y darnos una de las palizas más grandes en busca de una foto... que casi seguro se repetirá.




3 comentarios:

  1. Bos días Danikxt:
    Bos días amicus:
    La paliza que nos dimos mereció la pena, no tengo inconveniente en repetirla cuantas veces sea necesaria y viajar a donde sea necesario para mostrar ese mundo tranquilo y tenebroso que es la noche en esos rincones de oscura naturaleza viva.
    Pardiez, qué buenas tenazas tenían los cangrejos que como la Constelación del Escorpión merecía fotografiar. Lo más gracioso, los mordiscos de esas percas sol que te dieron en los dedos al confundirlos con algo comestible.
    El lugar tranquilo que pudimos encontrar merece otra buena salva de imágenes y acercándonos algo más temprano obligar a que la Vía Láctea rastree aun más cerca el agua. La inclinación mayor de ésta nos permitirá sumergirla más y aprovechando toda la noche esperar a esos amaneceres de una luna perseguida por un Dios del Olimpo que creyéndose oculto de miradas por el firmamento antes de que llegue el astro diurno y los sorprenda en amoríos imposibles.
    Lugar excelente. Buen café , tanto del primer día, perdón noche, como del segundo. El esfuerzo mereció la pena y lo seguirá mereciendo. Con la pantalla del coche localizaremos mejor los contornos y tendremos una visión clara del lugar de donde nos encontramos.
    Arañas nocturnas que como duendecillos nos veían pasar y atentas a nuestros pasos se refugiaban en sus madrigueras para evitar nuestras sandalias; sus ojos multifacéticos nos hipermiraban extrañadas..."qué harán estos humanos por aquí, interrumpiendo nuestras cacerías y avisando con su presencia a las presas de hoy?...
    Lo mejor del caso es que el trato que les damos a los animales siempre es de agradecer, tanto su comportamiento como el nuestro. Supongo que se nota que nunca hemos estado allí, no se dejan rastros de nada ni se sienten estos obligados; tanto es así, que nuestra presencia no los incomoda y enseguida comienzan a aceptarnos.

    La noche dibujaba una serie de circunstancias posibles y aprovechando el esfuerzo de dieciséis horas de trabajo repartidas en pequeñas siestas se fueron materializando esos pequeños espacios oscuros que aún quedan en la Península. Cada vez me doy más cuenta del daño de la mala y excesiva iluminación que se derrocha en las ciudades de esta tierra. Los animales, salvajes o no, cambian hábitos y mudan esperanzas y, nosotros, perdemos la capacidad de encajar más cada vez y entender la naturaleza a la que les pertenecen por derecho esos descansos.
    Ahora, de moda con las luces led, el problema se incrementa y la locura puede llegar a estas criaturas que se estrellan contra farolas de balón y de todo tipo creyendo ver la luna a la que nunca alcanzarían y migrando sus esperanzas de servir de alimento vivo para cuantas aves hubiera por el lugar. Se achicharran y se golpean contra todo y los cangrejos atentos a nuestras prácticas seguro que se preguntarían: ¿De dónde salen estos?
    ............

    ResponderEliminar
  2. Sería importante que se empezase a reconocer que iluminar edificios porque vende y "embellece" las ciudades no es el más noble ejercicio de equilibrio y llegando a determinada y prudente hora se pudiesen apagar, incluso, la mitad de las lámparas en la ciudad, en las ciudades, pueblos y aldeas, evitando así que nuestra propia locura llegue a las que no la merecen.
    El descanso es necesario y si eso se consiguiese, desde nuestros tejados podríamos ver las estrellas todos los días...

    Ya me imagino lo mucho que a simple vista disfrutaban nuestros ancestros del firmamento y reconociendo cada uno de sus puntos a ojo de buen cubero. Luego, con punzones de cobre, hierro y bronce, con piedras, dejarían grabadas las rocas del lugar con las posiciones constelares de ese instante, en esas noches. Cuantos petroglifos cuentan las posiciones del cielo en todas esas noches claras, eternas noches que a simple vista ellos iban reconociendo. Los artistas, como siempre, y siguiendo sus indicaciones librarían batallas de golpecitos para que pasados milenios nosotros pudiéramos ver lo que ellos ya conocían. Reconocer y admirar un cielo como el que ellos pudieron haber visto sólo es compromiso político. Tal vez con la crisis tendrían que replantearse menos gasto lumínico.
    Eso fue lo que me pasó a mí ahí mientras sujetaba el cangrejo para incorporarlo al lecho de piedras que le habíamos hecho:
    ...Está lleno de ESTRELLAS!!!...

    [El sábado subiré a La Pedriza, a El Yelmo por la diaclasa norte y bajaré por la vía Valentina, temprano, alrededor de las ocho y cuarto comenzaré la travesía; luego si voy sobrado de tiempo haré alguna pared de Los Fantasmas. Sobre las ocho regresaré; por lo que aun nos quedarían unas horas para preparar otra visita a ese lugar escogido, o bien a Las Cárcavas. Aun estamos a tiempo de evitar las molestias de unas noches sin luna. Tú decides...viajamos en mi nave...

    Saúde e Ceibedade amicus Dani

    Deica logo amicus... d:D´

    ResponderEliminar
  3. Habrá que volver eso seguro. Pues resulta que ademas de los corzos, gamos, zorros, hurones, sapos, ratones y alguna que otra liebre o conejo vela que si pudimos ver. También he leído que quedan linces pero no de marca de candados si no de especie de gato... y alguna nutria.

    Merece la pena la paliza porque hacía tiempo que no disfrutaba tanto de un entorno natural y oscuro... creí que ya no existían estos parajes.

    ResponderEliminar