martes, 15 de mayo de 2012

me perdí


Ya empieza a iluminar los cielos oscuros nuestra Vía Láctea.

Aunque todavía baja, quise salir porque llevo rumiando una foto cerca de dos años. Se lo comentaba a un amigo en las fiestas del San Isidro... estoy muerto, pero esto me supera y tengo que ir.
Otro amigo que no tardará en leerme, seguro que me llamará la atención pero es que la cosa fue muy fugaz y los cielos no esperan y éste fue sin duda el mejor que he visto en lo que va de año.

Me perdí y volando por comarcales (sin radar) llegué a Turégano y tuve que parar. 
No se si quejarme de la luz del pueblo o darle las gracias, porque fue ella quien me moldeó el castillo dándole más relieve y sería muy dicil hacer eso con una linterna yo solo. 
Viendo el resultado a lo mejor dejo de lado mis ideas preconcebidas y obsesivas, para aprender a percibir lo que aveces te brinda la noche.


La otra foto no pudo ser y esta vez rocé los 400 km, pero seguiré persistiendo, insistiendo, perseverando... porque no conozco otra forma de conseguir las cosas y con un poco de suerte, me volveré a perder.












Escribiendo esta entrada he oído los fuegos artificiales que finalizan así el San Isidro. He salido veloz a fotografiarlos y mientras lo hacía me preguntaba si no sería más barato y ecológico, ahora que la Comunidad de Madrid bombardea con el ahorro energético para que te dejes pasta en sus hiper centros comerciales, apagar por un momento todas las luces INÚTILES de esta ciudad y ponernos a observar el cielo¿?  No es que no cueste dinero, es que se ahorra... y a mi me parece mucho más espectacular. 

4 comentarios:

  1. La fotografía, dilecto amigo, es sensacional y, a la vez, pura decadencia, la de la Vía Láctea y la del castillo. Hubiera estado bien lo que estás pensando pero cuando las cosas son espontáneas salen de otra forma rodando. Así que hasta Turégano…pues si que queda lejos eso del espacio…Entre un brazo de la galaxia y su centro.
    Me alegro por tan buena foto y por una vez te hayas ahorrado los disparos de luz de tu negra linterna azul. Tenemos tiempo, déjame que me reponga y veremos lo que podemos hacer.
    Los fuegos de artificio siempre han sido una imitación al universo, incitan a los niños que los ven a ser, algún día, astrónomos. Son sencillamente espectaculares pero no los cambio para nada por una noche de fotografías contigo explorando el espacio “lleno”.
    Salud y Libertad
    Deica logo amicus…

    ResponderEliminar
  2. ...Por cierto, vista así, la segunda foto parece que el grupo de edificos que fotografiaste con los fuegos fueran, también, una fortaleza a modo de castillo complejo. Moderno.
    Creo que fue un propósito tuyo y lo conseguiste. Esa es la impresión que causan en el ángulo con que la disparaste.
    Breves saludos.
    dl*D

    ResponderEliminar
  3. Bien medido esa distancia Turégano-Madrid. Efectivamente es el centro de la Vía el que se pierde con la Super Luz de Madrid... eso a pesar del concienzudo procesado para apagarla.

    Si buscaba la comparativa de las dos fotos pero acabo de darme cuenta de que estos edificios de enfrente tienen un ligero parecido al extraño castillo, le falta el campanario ;)

    De Turégano me fui a las Hoces, buscando el lado Oeste del río, algo que parece imposible! La Luna salió ( para una vez que no quería verla) y decidí irme al otro lado (el de la ermita) más accesible en coche.

    ResponderEliminar
  4. Tu lo has dicho Dani. Utilizas tres palabras "diferentes", pero al fin y al cabo vienen a decir lo mismo, pero, con virtudes diferentes. Con lo cual es completísima la proclama. Lástima que nombras otro factor que dificulta enormemente, a veces, los objetivos. La suerte.
    El otro día comentaban en un película (?), la añoranza de un cielo estrellado de otros tiempos. Haciendo unas fotografías en la azotéa de mis padres, mi madre me comentaba: ¿Como es que ahora se vé tan fácilmente las constelaciones? Estaba comparandome el cielo de niña con el actual. Ya no recuerda los cielos estrellados de hace décadas.
    Saludos chicos.

    ResponderEliminar