domingo, 12 de febrero de 2012

fotografiar el alma (con consentimiento)


  Cuenta la la leyenda (no urbana) que los nativos norteamericanos no querían hacerse ninguna foto porque temían que ésta les robaría el alma.
  Comparto su opinión y actitud. Pero "robar" el alma a alguien cuando lo fotografías, es una acción verdaderamente difícil si el/la modelo no está por la labor. Mucho más cuando tienes que ser tu el que recreas un escenario y las poses han de ser premeditadas. Algo en lo que soy un auténtico zoquete.

 Cada vez que vuelva a mirar una foto de estudio lo haré con otros ojos.












3 comentarios:

  1. Hombre, Dani...
    Con modelos tan atractivas yo desearía se todo lo zoquete, y más, o tarugo que tú "deseas" ser.
    Fenomenales! El continente y el contenido. Cómo los seguros...jeje
    Saúde e Ceibedade.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo creo que saliste bastante victorioso :) Me gustan muchisimo las claves altas.

    Estoy de acuerdo en que este estilo de fotografía requiere de un cierto feeling entre modelo, fotógrafo y cámara. Algo que yo no tengo, y te aseguro que lo intenté, pero no, va a ser que no :)

    Bicos!!!

    ResponderEliminar
  3. Está claro que sin "materia prima" estas cosas son difíciles de conseguir.
    Pero no comer e no rascar...todo é empezar.

    Sau2

    ResponderEliminar