jueves, 24 de marzo de 2011

sobre las centrales nucleares y la Rolls Royce

Cuenta la leyenda que un empresario muy pudiente se compró hace años un Rolls-Royce y este lo paseaba orgulloso por las carreteras de nuestro país, hasta que un buen día el coche se le averió y lo dejó tirado en una cuneta. El empresario  se sintió defraudado y llamó a la la casa para pedir explicaciones. En poco tiempo dos mecánicos que se habían desplazado desde Reino Unido llegaron al taller donde el hombre tenia su coche y se lo arreglaron en un periquete. El empresario al ver tanta profesionalidad y eficacia, les preguntó por el coste de la avería.
Los mecánicos a esto respondieron:
- No señor, su coche no estaba averiado, un Rolls Royce nunca se avería...
Y estos se fueron por donde habían venido.
Creo que esto mismo está sucediendo actualmente con las centrales nucleares. Tan sumamente seguras, es imposible que algo falle hasta que lo hace. Cualquier máquina creada por el hombre fallará.Y cuando esto sucede con una central nuclear nuestro problema es mas gordo que una simple parada en la cuneta y hacen falta mas de dos mecánicos de Reino Unido para solucionarlo, si es que aún tiene solución.

Mi comentario no quiere estar ni cerca de los ecologistas radicales que van de manifestaciones pro-natura y el 99% son incapaces de vivir ya sin wifi y su puto Iphone. Ni tan poco de los supuestos científicos de bata blanca que me intentan vender que las nucleares son 100% seguras. A los políticos mejor no les hacemos caso.
 Fukushima es un aviso que nos hará valorar el nivel de vida que llevamos, los riesgos que esto conlleva y si realmente merece la pena seguir así...yo solo me muevo entre dos aguas y me hago esta misma pregunta.

que levante la mano el primero que este dispuesto a bajarse del tren...

No hay comentarios:

Publicar un comentario