martes, 15 de marzo de 2011

cuando Gaia se rasca la oreja



Somos un pequeño grupúsculo de pulgas sobre un enorme perro llamado Gaia.
Nos lo tenemos tan creído que jugamos a ser sus amos chupando su sangre cuando nos viene en gana y dejando nuestras heces por su piel, pero a Gaia cuando le da por rascarse la oreja o donde mas le pica, nos vuelve a recordar que seguimos siendo unas míseras pulgas en su lomo. Que pena que haga falta la muerte de tanta gente para replantearse estas cosas.

Nunca me he creído que seamos capaces de provocar un cambio climático.
No me creo que el hombre sea capaz de cargarse el planeta aunque si su propia especie.
Lo que si tengo claro es que llegado el día que nuestra especie toque mucho los cojones, Gaia se dará un enorme baño de barro y el gran ser humano habrá sido una mera anécdota.

Masahiro Miyasaka se ha librado de esta, el  y su familia viven en Nagano y el tsunami no llegó allí. A cada comentario de ánimo, de los 1700 contactos que somos en su galería de Flickr el responde con una frase de agradecimiento y resignación, dejando ver la fuerza y humildad que este pueblo siempre ha tenido.

 The Japanese people promised revival!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario