jueves, 10 de febrero de 2011

Los toros, verracos (o no se que) de Guisando


Por fin las estrellas se han dejado ver un fin de semana y como buen Quijote que soy, he aprovechado para tocarles los cojones por la noche a estas esculturas en granito de mas de 2000 años de antigüedad. Por cierto, son enormes... y las estatuas tambien son bastante grandes.
Una buena guarnición de estrellas, una linterna y el estreno de mi nuevo ojo de pez hicieron el resto.
Queda volver, antes de que de que a algún concejal se le ocurra iluminarlas por la noche con farolas de luz verde de mercurio...
Bendito abandono de nuestro Patrimonio!!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario