domingo, 2 de enero de 2011

La Bola del Mundo



... o Alto de Guarramillas, es el octavo monte mas alto de la Comunidad de Madrid (2265 metros).

Llevaba dos años con la idea de subir y ayer me decidí. Todo un reto ya que mi ruta no viene en ningún libro de senderismo. Mi técnica siempre que el terreno lo permita es la linea recta. En el colegio me habían explicado que la distancia mas corta entre dos puntos era la linea recta; con el tiempo y sobre todo con la experiencia de ayer, he llegado a la conclusión de que esa teoría posiblemente sea de Homer Simpson ya que el vivirá eternamente en dos dimensiones.
La ascensión de aproximadamente una hora me hizo pensar en bastantes cosas:
Como que debería dejar de fumar o implantarme un tercer pulmón, así como la pregunta de quién sería el cabronazo que se le ocurrió celebrar un fin de etapa de la Vuelta Ciclista a España en todo lo alto por aquella carretera que ni las cabras con crampones pueden subir. Luego criticamos a esas pobres criaturas por consumo de doping... es que tiene delito.
Después de unas cuantas paradas, dos de ellas tumbado completamente sobre el suelo intentando retener los pulmones dentro de mi cuerpo, llegué a lo alto de la montaña donde termina el telesilla. Pero aún quedaba un trecho por una carretera (la de los ciclistas) completamente helada hasta las instalaciones de los repetidores en forma de cohete, potentemente iluminados por algún simio electricista consumidor de crack. Esos potentes focos me obligaron a desechar muchas de las tomas.
En el interior de las instalaciones pude ver a un hombre frente a un monitor... no me atreví a saludarlo porque se de buena tinta que los fareros son gente muy solitaria.

Lo que mas me sobrecogió y va a sonar a astrónomo loco, es la cantidad de vatios de luz desperdiciados inutilmente hacia el cielo (mucho dinero y energía). Al igual que nos enseñan en las autoescuelas a no deslumbrar a otros conductores con las largas de nuestro coche, se podría llevar esa enseñanza a los que iluminan nuestras calles, carreteras, paseos marítimos, monumentos, edificios, carteles publicitarios...Algo que bajará notablemente el consumo inútil de energía.
Estamos con la "moda" del ahorro energético donde te dicen que tenemos que desenchufar la tele para que no consuma en stand by....y se sigue iluminado a cañón sin ningún respecto por el medio ambiente. Aparte de poder ver estrellas, la noche es fundamental también para algunas especies animales entre las que me incluyo.

2 comentarios:

  1. Bos días amicus:
    Razón tienes, pardiez!. La necesaria oscuridad para algunas especies es muy importante, tanto que ya se están empezando a sospechar de diferentes patrones de comportamiento en algunas, lo que las está llevando a la extinción. la luz y sus excesos , especialmente en zonas naturales, conduce a un desequilibrio que produce trastornos en los comportamientos de diferentes animales ( desde insectos, ácaros,anfibios,etc) los cuales se ven sometidos a comportamientos erráticos y hace que sean presa fácil. En otras la necesaria oscuridad está produciendo una reducción o atrofia de ciertas sustancias necesarias para sus diferentes organismos y funciones vitales; esto afecta a los humanos y al farero, por supuesto...jeje.
    Demasiada luz también es contraproducente para "astrónomos locos" que se plantan en el monte a buscar indicios de vida entre los amasijos de aluminio y titanio con oro de una ISS.... O esto fue después de la Gran Hecatombe, uhnm ? ( rascando el mentón).
    Por otro lado, suele ser en vertical, no deja dormir y ver las estrellas; salvo que seas Holmes y Watson sin tienda de campaña.
    Breves saludos ( o era : sí breves corto, no doncuzcas solo?).
    Deica logo amicus.

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo Amicus Beato.

    [SARCASMO]Pero que importa la desaparición de ranas y ácaros picapelotas... que mas dá la desaparición de molestos insectos que no nos aportan nada... Salvemos al Toro de Lidia!!!!...[SARCASMO]

    La regulación de la iluminación nocturna, es de las pocas cosas con las que salimos ganando todos. Un ahorro energético y una respetable convivencia con la naturaleza.
    Se ha calculado que solo Madrid ahorraría unos 8 millones de euros anuales con un replanteo de su iluminación de las calles.

    Graciñas Amicus... me he tenido que descargar un programita para poder ver tu power point en mi Sistema Operativo tan minoritario

    ResponderEliminar