jueves, 10 de febrero de 2011

El Gitano Antonio



La lluvia persistente de estos días, me ha empapado de una insoportable morriña nostálgica y retomando un invento casero que construí para este menester, me ha dado por digitalizar algunos metros de negativos que tenia en el olvido. Casi todas han sido de familiares y viejos amigos, pero me he encontrado una por la que siempre he sentido un cariño especial. Quizás por ser de las primeras fotos reveladas por mi, sin depender de laboratorios y sus traumáticos revelados automatizados (minilab, palabra maldita).

En ella aparece el Gitano Antonio, alguien muy popular en mi pueblo y por el que siempre he sentido un gran respeto y admiración. Desde que yo recuerde este buen hombre a vivido de recolectar chatarra por toda la comarca, algo que ahora esta tan de moda como el reciclar, el lo lleva haciendo durante años a lomos de su bicicleta (cuando la mercancía lo permite) vestido con su zamarra marrón e inseparable sombrero negro.

Ni los chubascos ni el gélido nordeste de invierno han podido diluir su sonrisa, ni enfriar su agradable forma de dirigirse a los vecinos preguntándoles si tienen algo de plomo, adornándolo con algún chiste intercalado...

Mi madre dice que desde bien niña siempre lo recuerda igual y cuando cruzan alguna conversación se lo recuerda -Antonio!!...pero que haces? que por ti no pasan los años...- el responde con una sonrisa y prosigue pedaleando su jornada.

El que no le guste hacerse fotos como los antiguos indios americanos (por aquello del robo del alma) y que su imagen no haya variado en todos estos años, me llevaron a pensar que habría hecho un pacto con el Diablo.

Pero el revelar de nuevo esta foto después de tanto tiempo, también me ha revelado su secreto... simplemente, es feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario