jueves, 10 de febrero de 2011

Carta a un haluro de plata

Se que hace tiempo que no hacemos nada juntos y quizás no quieras saber de mi, pero repasando mi antiguo archivo de negativos, te he vuelto a ver y me has vuelto a llenar el alma de buenos recuerdos.
No busco con esta carta tu perdón, se que no lo merezco, porque te prometí un día que nunca te abandonaría y lo hice. Te abandoné a ti que nunca me engañaste para lo bueno y para lo malo, gracias a tu sensibilidad me enseñaste todo lo que sé y aprendí a darte la luz en su justa medida para que así tu me mostraras el mundo en todo su esplendor. Tuvimos nuestros tropiezos como cualquier pareja porque recuerdo que había que tratarte con mucha dulzura y dándote el tiempo justo para que me revelaras tus pensamientos... los positivos pero también los negativos.
Hecho mucho de menos aquellas noches a oscuras o bajo la tenue luz roja de nuestra habitación...
La magia de ver aparecer tus formas y texturas todavía sumergidas en agua tibia revelándose ante mi...y que fortuna la mía haber podido fijar aquellas imágenes para siempre...
Juré una y mil veces que no te abandonaría, pero lo hice... que nadie mas ocuparía tu lugar en mi vida, y te mentí.
Y ahora me doy cuenta de que solo contigo hice la verdadera fotografía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario