viernes, 26 de septiembre de 2014

Londres


(escrito el 19 de septiembre del 2014)

       Los ingleses son muy cultos.

       Aquí en Londres hasta los niños de corta edad hablan inglés y eso parece ser un signo de progreso para cualquier país o gafapasta que se precie. Y es que, como otras tantas cosas, nos la han colado haciéndonos ignorantes paletos a los hispano hablantes por no conocer su idioma, mientras ellos de vacaciones en Spain se ponen rojos como tomates escaldados llegando a la quemadura de segundo grado por no saber pedir un Sun Protection Factor 40 y para después del Sol un After Sun. O en otras más tristes ocasiones son capaces de saltar por el balcón a la piscina del hotel porque no saben preguntar por la Exit. 
          Lo que más me ha sorprendido es que una zona tan lluviosa como esta solo tenga una forma para referirse a ello: raining… rain,raining, rain… especifica cojones!!!!  que no es lo mismo salir de casa con un poco de borraxeiro que si cae una treboada. La lengua gallega posee 70 palabras diferentes para definir matices de esa misma rain.  Será aquello de que en la sencillez está la sabiduría ?… ahora entiendo mejor el "to be or not to be… " aunque ser, soy más del "youtube"
          Estaba ciertamente preocupado por venir a Reino Unido sin hablar ni papa de inglés pero he descubierto que la carencia de conocimiento, como cualquier otra carencia humana, siempre se suple con dinero...  no pondré ejemplos porque el que más y el que menos ya tendrá más de un personaje en mente.  Cuando no entiendes lo que te quieren decir, la mayoría de las veces es solo cuestión de sacar el billete más grande y la universalidad matemática se encargará del resto. Inglaterra no es una excepción y pese a lo que digan tampoco se hace un país difícil de entender, excepto cuando hablamos de distancia, peso, temperatura o el fish and chips; patatas fritas con filete empanadísimo de cazón (o vaya usted a saber qué)… Pescanova no le da tanto bombo…
     


        Ahhh bueno, en el tema eléctrico también intentan parecer diferentes, pero profundizando en el tema descubrí que realmente se trata de una conspiración para sacarnos más pasta con la venta de adaptadores para sus enchufes. Nada que no se pueda solucionar… sencillo como el mecanismo de un chupachups

     Y es que los ingleses son muy suyos.
     A pesar de hacer casi cualquier cosa al revés del resto del mundo, han tenido los santos eggs de rayarnos también el meridiano de Greenwich (se dice Gruenech) y todos, sin excepción, tenemos que guiarnos por su Happy Hour... que craks!!!
       Pero, bromas a parte, me ha gustado mucho esta ciudad de clima tan humedamente gallego. La educación y civismo son dignos de admirar en sus gentes, donde ni siquiera te planteas tirar una colilla en otro lugar que no sea una papelera. Hubo un momento donde llegué a emocionarme cuando una hermosa moza me pidió sorry sin llegar a rozarme tan siquiera... y no fue por falta de ganas, porque cuando se trata de "sorriar", que al menos sea por algo…oooooh my god!!! 
        En lo que sí me he llevado una cierta decepción es en su famosa puntualidad, la cual se disipa en su propia niebla o borraxeiro cuando hablamos de atascos. 
Mientras escribo estas lineas lo hago en un asiento del aeropuerto al haber perdido el vuelo de vuelta a casa. Y no es de extrañar; desplazarse en autobús en esta ciudad no es una buena idea si tienes prisa y máxime si tenemos en cuenta que toman las rotondas por la izquierda...
         ¡¡Qué cosas!!! si ayer a estas horas disfrutaba junto a mi mujer de un trato de lady and gendelman con cocktail de champan, buen vino y delicatessen (que no hay dios que se las coma) en uno de los edificios más emblemáticos para la Astronomía… un marco incomparable, hoy hacemos vida de indigentes acurrucados en un banco imitación Agata Ruiz de la Parada esperando el próximo vuelo a Madrid... y es que la vida es una montaña rusa.   

sábado, 20 de septiembre de 2014

en los Astronomy Photographer Of The Year 2014




     Este año no dejé escapar la invitación que el Royal Observatory Greenwich me envío para la ceremonia de entrega de su premios a los mejores astrofotógrafos del año (aquellos que han participado en el certamen). 
Mi fotografía "ISS Luna" con la colaboración de Jon Mikel para los datos del tránsito, estaba entre las shortlist  y, aunque no fue premiada, forma ya parte de la selección publicada en el libro APOTY de este año 2014.
     La tarde noche fue muy enriquecedora, empezaría con una recepción con bebidas y "pinchos" a la entrada del planetario y donde ya se podían ver colgadas la selección de fotografías ganadora ocultas aún por una cartulina.  
Junto a Pedro Ré uno de los mejores fotógrafos del Sol
   Allí, en pleno Observatorio de Greenwich, pude charlar en gallego con uno de los reyes de la fotografía solar, el portugués Pedro Ré. Gracias a su amabilidad y simpatía también pude conocer un poco más a las personalidades presentes y tras un par de copas de vino y chapan solo nos faltó acabar cantando un fado o bailar una muiñeira sobre el meridiano.
Stephen W. Ramsden y Alan Traino
      Furtivamente, acompañado por mi mujer, nos escapamos a la parte trasera para echar el cigarrete a escondidas con la complicidad de las paredes de ese edificio tan emblemático para la historia de la Astronomía. Compartiendo fuego con Stephen W. Ramsden (Hightly commended en Solar Sistem) y Alan Traino (propietario de Lunt Solar Systems)... sin lugar a dudas, dos soles.

      La presentación de los premios a cargo de Marek Kukula, Chris Lintott y Chris Bramley (editor de la revista BBC Sky at Night) acompañada de una proyección dentro del planetario no se haría esperar.
La gran sorpresa y alegría fue conocer el Highly Commended que se llevaría el gran Rogelio Bernal en las sección de Cielo Profundo, con una visión espectacular de las Pléyades y la nebulosa de California... (otro día contaré lo calladito que se lo tenía ). Finalizada la presentación, saldríamos de nuevo a la recepción con las fotos ganadoras ya descubiertas y la exposición que luego se abrirá al público en la planta baja del edificio del observatorio. Una anécdota graciosa fue ver (desde el anonimato) como la niña premiada con una foto de la Luna en la sección Young APOTY comentaba con sus padres mi fotografía de la ISS y la Luna... las presentaciones, no se harían esperar.
     Todavía me quedan muchas cosas que procesar de lo allí vivido; pero sé sin lugar a dudas, que este será uno de esos momentos que dejará un archivo imborrable en el disco duro de mi vida.

Video del evento


jueves, 11 de septiembre de 2014

¿Por qué la SUPERLUNA no me salió grande?



    Si estás leyendo esto, es posible que vengas muy rebotado de lo que has oído en los diferentes medios de comunicación sobre tamaños gigantescamenteinsólitos de nuestro satélite. 
    Los chic@s del telediario, te lo han pintado de tal forma que has salido con tu Agfa Happy o Lomomatic en busca de esa foto postalera que habrás visto en cualquier agencia de viajes, fotomontaje  de flickr500 o  aquel puzzle de 70.000 piezas que nunca acabaste. 

     Te fuiste Alcampo creyéndote Daniel López  y cuando la Luna salió por el horizonte todo se había convertido en un Carefour, te sentiste defraudado, estafado… la Luna no era más grande, era igual que otras veces… cabrones!!!. 

     Ante todo decirte que, salvo para los resultados y fichajes del fútbol, a los medios de comunicación no se les puede hacer mucho caso… incluso al canal Historia o Teletienda.
      Normalmente inventan un 15% más de la noticia y si tenemos en cuenta sus preferencias políticas y/o patrocinadoras, la noticia lucirá un 30% más si ésta es favorable a sus ideales y/o audiencia o un 30% menos si está en apogeo (más lejana)…

     Así pues, la próxima vez que leas, oigas o veas alguna noticia de Astronomía en un medio NO especializado,¡¡¡¡PROTÉGETE!!!! 

      La Luna en su periodo menstrual de 28 días alrededor de nuestro planeta tiene un momento de alejamiento (Apogeo) y uno de acercamiento (Perigeo), independientemente de su fase. Cuando su acercamiento ronda los 366.000 km y este coincide con la fase llena, se le ha dado en denominar SUPERLUNA… pero de super no tiene nada. Los noticiarios la anuncian un 15% más grande y un 30% más luminosa, tomando como referencia la Luna llena en Apogeo, cuando está más alejada y pequeña, a unos 406.000 km. Eso no deja de ser un tanto fraudulento, como  comparar las dietas de cualquier político con un sueldo base… parece que cobran mucho pero no es así… (bueno...creo que no ha sido un ejemplo muy acertado) 

En esta fotos hechas con el mismo telescopio vemos la diferencia de su tamaño aparente
SUPERCOCO diría: CERCA-LEJOS


     Pero realmente es algo que ni el propio SuperCoco podría distinguir a simple vista… ya, ya, ya, que tu la has visto más luminosa que otras veces…pero, ¿cuánto tiempo hace que no te echas al monte a dedicarle unos minutos a ver la Luna llena? ¿Has probado hacerlo en la nieve? ¿Y a hacerlo sobrio?

     Querido futuro fotógrafo de superlunas, si has llegado hasta aquí es que tu interés por estos temas es realmente aceptable. Así que aprovechando el tirón que dan los títulos de SUPERLUNA, SUPERMOON y SUPERCOCO te aconsejo que desistas y te dediques al desnudo fotográfico o de bodegón. Piensa que el tamaño de unos buenos melones o un buen mango nadie los pondrá en tela de juicio, con la fruta pasa lo mismo… pero como te curres una salida de Luna con telescopio y te salga bien… recibirás hostias por todos los frentes. 

Pero si insistes:
Recuerda que el tamaño de la Luna dependerá (mucho más) del cristal con el que la mires así como de la distancia del horizonte sobre el que la fotografíes.
MICROLUNA 2011.
Una de las lunas más "pequeñas" que he fotografiado

    Así que tampoco es estrictamente necesario salir en SUPERLUNA para fotografiarla GRANDE… cualquier día seguro que será bueno y mucho más enriquecedor cuando sus fases son intermedias… incluso en su fase de Luna nueva (solo apto para unos pocos).

sábado, 6 de septiembre de 2014

la nube de Manolo


Hace unos años, cuando flickr aún era un lugar para fotógrafos, conocí a Manolo,
una de esas almas gemelas que pululan por la red. 
   
    Su inquietud por seguir aprendiendo solo es superada por su destreza al demostrarlo con sus trabajos, los que deberían hacer sonrojar a más de un@ que van jodiendo fotos DSLR 2500 pavos y 35 megas con el instagram o algún HDR negligente.
    Manolo es más sencillo que todo eso y en la sencillez precisamente es donde radica la grandeza de un buen fotógrafo. Aquel que con una modesta compacta y un telescopio del LIDL es capaz de ponerse a la altura de cualquier astrofotógrafo de renombre cuando fotografía las manchas al Sol, la X a Luna o la ISS transitándola. 

    Con una lata de refresco como cámara, te podrá registrar seis meses del año en una sola foto y con el sensor de un móvil fotografiar la Vía Láctea de verano.

    Sin necesidad de fuelle, ni un macro micro Nikkor o flash anular, podría iluminar la portada de cualquier revista de Naturaleza con alguna de sus macrografías de bichejos.

     Manolo es así, modesto y altruista. Capaz de enviarte un mensaje desde Chiclana para informarte que una de sus nubes sobre Segovia tendría que salir espléndida desde Madrid, incitándote como por control remoto a atravesar el atasco en hora punta para que consigas tu foto y él poder disfrutarlo contigo.
LA NUBE DE MANOLO

    Pero además de todo esto, Manolo me ha dado una gran lección mostrándome el verdadero sentido de esa frase ya hecha de que las carencias nunca son del equipo sino del fotógrafo y que cuando posees el conocimiento, la habilidad y paciencia suficientes, puedes convertir un simple céntimo en algo muy grande. 

domingo, 31 de agosto de 2014

despidiendo al Escorpión


era sábado y entre mis propuestas de ocio en familia solté, como una de tantas veces, si alguien me acompañaría a hacer fotos a las estrellas…
mi sorpresa fue oír que sí; acostumbrado a rotundas negativas desde aquel fatídico eclipse lunar del 2011 donde no vimos nada, esta vez  podría ir acompañado por mis chicas a despedirme de Escorpión. 
Estaba ilusionado como pocas veces y mis intenciones eran las de hacer germinar en mi hija esa semillita de curiosidad astronómica. Mostrarles la Vía Láctea, tanto a ella como a mi mujer, antes de que esta se haga invisible y pasar una noche en plena Naturaleza creí que podría ser un buen plan.

Preparamos unos piscolabis para la cena: 1 kilito de pechugas de pollo empanadas, tortilla española de 30 cm de diámetro por 4 de espesor, ensalada pa los grillos, pan y bebidas. Es posible que Bear Grylls (el último superviviente) con esa suma calórica pudiera vivir a tutiplén 3 años en la Antártida, pero es que nosotros somos de buena boca, aunque cierta personilla tuvo sus dudas sobre si sería suficiente rancho y  se agenciaría a mayores una bolsa de chetos y otra de pipas para el camino… mi pequeña Carpanta.

La paliza del viaje nos la amenizó una puesta de Sol como pocas, con Parhelio incluido. Empezábamos bien, pero aquellas nubes a medida que atravesábamos la provincia de Toledo, no terminaban de disiparse del todo.

La noche hacía acto de presencia llegando al lugar y pudimos montar la tienda disfrutando de los reflejos de una Luna Cenicienta sobre las resumidas aguas del Embalse Torre de Abraham. 

Cenaríamos, con la Luna poniéndose sobre el horizonte en una de las mesas de los merenderos donde nadie recoge su basura. Y cuando la verdadera oscuridad se hizo… las niñas y el perro se fueron a sobar.

Salvo por la pechuga de pollo, no noté demasiado entusiasmo y es que competir con el último vídeo del gato tocando el piano de YOUTUBE o las proyecciones láser y fuegos artificiales de algún parque temático, es realmente difícil.
Un triste cielo estrellado con la repititiva banda sonora del canto de los grillos es algo demasiado aburrido para los tiempos que corren.
Aunque me queda la satisfacción de haberle mostrado a mi hija algo que con el paso de los años sabrá darle algún valor, o al menos presumir que cuando era pequeña una vez vio junto a sus padres la Vía Láctea.

viernes, 29 de agosto de 2014

viaje en espacio y tiempo


   Hace un par de noches por fin me dispuse a estrenar, a fondo, el regalo que los reyes magos me trajeron por haberme portado bien: una montura azimutal GOTO. 
   Sí, me tomo la vida con calma cuando se trata de hacerle frente a un engendro electrónico y computerizado ya que siento un pánico atroz cuando se trata de afrontar un MENU de configuración. 
  Soy muy paquete, hasta el punto de que algo tan simple como el cambio en la barra de Google, de esta pasada noche, a mi me pone al borde del colapso.
 Pero también soy consciente de que hay que dar paso a la tecnología y a su evolución (cambiante por minutos) porque nos facilita la vida de formas inimaginables… siempre que estemos con el software actualizado, libres de virus, con cobertura, las baterías bien cargadas y sobre todo sepamos usarlo. De otra forma (casi siempre) cualquier aparato electrónico no sirve para nada, simplemente se convierte en basura para reciclar su coltan y que luego te lo revendan como un 6.0 siempre más ligero que el anterior.

   En este caso en concreto un error tan "nimio" como meter las coordenadas terrestres al revés me trasladó de los montes de Toledo a la costa de Kenia… todo estaba invertido, ninguna estrella cuadraba, hasta el punto que pensé que había colocado el telescopio del lado contrario. En fin, prefiero ahorrar detalles porque uno también tiene su orgullo… sobre todo cuando recibes la visita del coche patrulla de la Guardia Civil y tienes que recomponerte de tu estado de nervios para dártelas de Astrónomo… -Buenas noches agentes… pues aquí, disfrutando de este cielo estrellado.
    Que precaria llega a ser a veces la especie humana… pero, lo dicho, estar rodeado de tecnología lo disimula un montón.

    Solventado el problema y de vuelta de mi viaje a África, podría ahora viajar en el tiempo y descubrir con agrado que el juguete se comportó bastante bien para alguien que no había lidiado nunca con monturas motorizadas de ningún tipo.

 Galaxia de Andrómeda,
 hace 2,5 millones de años…
 cuando el mono dejó de ser persona para convertirse en hombre.


Nebulosa de Orión hace 1.344 años.



Las Pléyades hace 450 años. 
Desde allí y con un buen telescopio, 
sería posible observar la muerte de Miguel Angel Buonarroti


sábado, 23 de agosto de 2014

más negro que el sobaco de un grillo


es la premisa de cualquier amante de los cielos nocturnos... una utopía para los peninsulares.

    Tomándome al pié de la letra el dicho, decidí afrontar el reto: nada más y nada menos que fotografiar el sobaco de un grillo bajo un cielo de verano. 
     Llevaba tiempo con la idea pero como no soy amigo de congelar bichos para fotografiarles sus intimidades, a la dificultad había que sumarle este añadido... VIVOS corren bastante! y por supuesto salen más favorecidos en las fotos.

     Me topé con uno a la vera de un embalse y no lo dudé ni un instante. Hubo que esperar para iluminarlo a que se recuperara del susto al oír el obturador... se aproximó tanto al objetivo que, con sus antenas rozaba el cristal, el desenfoque es más que evidente. 
      Luego se escapó y es por eso que no pude conseguir un mejor perfil del sobaco, aunque es de imaginar la oscuridad casi infinita (mag. 18 ó así). Difícil de registrar información, incluso para los mejores sensores DSLR.

Como curiosidad decir que esa bonita parte del cielo que tanto nos gusta, cuenta con una estrella impostora ¿?