jueves, 11 de septiembre de 2014

¿Por qué la SUPERLUNA no me salió grande?



    Si estás leyendo esto, es posible que vengas muy rebotado de lo que has oído en los diferentes medios de comunicación sobre tamaños gigantescamenteinsólitos de nuestro satélite. 
    Los chic@s del telediario, te lo han pintado de tal forma que has salido con tu Agfa Happy o Lomomatic en busca de esa foto postalera que habrás visto en cualquier agencia de viajes, fotomontaje  de flickr500 o  aquel puzzle de 70.000 piezas que nunca acabaste. 

     Te fuiste Alcampo creyéndote Daniel López  y cuando la Luna salió por el horizonte todo se había convertido en un Carefour, te sentiste defraudado, estafado… la Luna no era más grande, era igual que otras veces… cabrones!!!. 

     Ante todo decirte que, salvo para los resultados y fichajes del fútbol, a los medios de comunicación no se les puede hacer mucho caso… incluso al canal Historia o Teletienda.
      Normalmente inventan un 15% más de la noticia y si tenemos en cuenta sus preferencias políticas y/o patrocinadoras, la noticia lucirá un 30% más si ésta es favorable a sus ideales y/o audiencia o un 30% menos si está en apogeo (más lejana)…

     Así pues, la próxima vez que leas, oigas o veas alguna noticia de Astronomía en un medio NO especializado,¡¡¡¡PROTÉGETE!!!! 

      La Luna en su periodo menstrual de 28 días alrededor de nuestro planeta tiene un momento de alejamiento (Apogeo) y uno de acercamiento (Perigeo), independientemente de su fase. Cuando su acercamiento ronda los 366.000 km y este coincide con la fase llena, se le ha dado en denominar SUPERLUNA… pero de super no tiene nada. Los noticiarios la anuncian un 15% más grande y un 30% más luminosa, tomando como referencia la Luna llena en Apogeo, cuando está más alejada y pequeña, a unos 406.000 km. Eso no deja de ser un tanto fraudulento, como  comparar las dietas de cualquier político con un sueldo base… parece que cobran mucho pero no es así… (bueno...creo que no ha sido un ejemplo muy acertado) 

En esta fotos hechas con el mismo telescopio vemos la diferencia de su tamaño aparente
SUPERCOCO diría: CERCA-LEJOS


     Pero realmente es algo que ni el propio SuperCoco podría distinguir a simple vista… ya, ya, ya, que tu la has visto más luminosa que otras veces…pero, ¿cuánto tiempo hace que no te echas al monte a dedicarle unos minutos a ver la Luna llena? ¿Has probado hacerlo en la nieve? ¿Y a hacerlo sobrio?

     Querido futuro fotógrafo de superlunas, si has llegado hasta aquí es que tu interés por estos temas es realmente aceptable. Así que aprovechando el tirón que dan los títulos de SUPERLUNA, SUPERMOON y SUPERCOCO te aconsejo que desistas y te dediques al desnudo fotográfico o de bodegón. Piensa que el tamaño de unos buenos melones o un buen mango nadie los pondrá en tela de juicio, con la fruta pasa lo mismo… pero como te curres una salida de Luna con telescopio y te salga bien… recibirás hostias por todos los frentes. 

Pero si insistes:
Recuerda que el tamaño de la Luna dependerá (mucho más) del cristal con el que la mires así como de la distancia del horizonte sobre el que la fotografíes.
MICROLUNA 2011.
Una de las lunas más "pequeñas" que he fotografiado

    Así que tampoco es estrictamente necesario salir en SUPERLUNA para fotografiarla GRANDE… cualquier día seguro que será bueno y mucho más enriquecedor cuando sus fases son intermedias… incluso en su fase de Luna nueva (solo apto para unos pocos).

sábado, 6 de septiembre de 2014

la nube de Manolo


Hace unos años, cuando flickr aún era un lugar para fotógrafos, conocí a Manolo,
una de esas almas gemelas que pululan por la red. 
   
    Su inquietud por seguir aprendiendo solo es superada por su destreza al demostrarlo con sus trabajos, los que deberían hacer sonrojar a más de un@ que van jodiendo fotos DSLR 2500 pavos y 35 megas con el instagram o algún HDR negligente.
    Manolo es más sencillo que todo eso y en la sencillez precisamente es donde radica la grandeza de un buen fotógrafo. Aquel que con una modesta compacta y un telescopio del LIDL es capaz de ponerse a la altura de cualquier astrofotógrafo de renombre cuando fotografía las manchas al Sol, la X a Luna o la ISS transitándola. 

    Con una lata de refresco como cámara, te podrá registrar seis meses del año en una sola foto y con el sensor de un móvil fotografiar la Vía Láctea de verano.

    Sin necesidad de fuelle, ni un macro micro Nikkor o flash anular, podría iluminar la portada de cualquier revista de Naturaleza con alguna de sus macrografías de bichejos.

     Manolo es así, modesto y altruista. Capaz de enviarte un mensaje desde Chiclana para informarte que una de sus nubes sobre Segovia tendría que salir espléndida desde Madrid, incitándote como por control remoto a atravesar el atasco en hora punta para que consigas tu foto y él poder disfrutarlo contigo.
LA NUBE DE MANOLO

    Pero además de todo esto, Manolo me ha dado una gran lección mostrándome el verdadero sentido de esa frase ya hecha de que las carencias nunca son del equipo sino del fotógrafo y que cuando posees el conocimiento, la habilidad y paciencia suficientes, puedes convertir un simple céntimo en algo muy grande. 

domingo, 31 de agosto de 2014

despidiendo al Escorpión


era sábado y entre mis propuestas de ocio en familia solté, como una de tantas veces, si alguien me acompañaría a hacer fotos a las estrellas…
mi sorpresa fue oír que sí; acostumbrado a rotundas negativas desde aquel fatídico eclipse lunar del 2011 donde no vimos nada, esta vez  podría ir acompañado por mis chicas a despedirme de Escorpión. 
Estaba ilusionado como pocas veces y mis intenciones eran las de hacer germinar en mi hija esa semillita de curiosidad astronómica. Mostrarles la Vía Láctea, tanto a ella como a mi mujer, antes de que esta se haga invisible y pasar una noche en plena Naturaleza creí que podría ser un buen plan.

Preparamos unos piscolabis para la cena: 1 kilito de pechugas de pollo empanadas, tortilla española de 30 cm de diámetro por 4 de espesor, ensalada pa los grillos, pan y bebidas. Es posible que Bear Grylls (el último superviviente) con esa suma calórica pudiera vivir a tutiplén 3 años en la Antártida, pero es que nosotros somos de buena boca, aunque cierta personilla tuvo sus dudas sobre si sería suficiente rancho y  se agenciaría a mayores una bolsa de chetos y otra de pipas para el camino… mi pequeña Carpanta.

La paliza del viaje nos la amenizó una puesta de Sol como pocas, con Parhelio incluido. Empezábamos bien, pero aquellas nubes a medida que atravesábamos la provincia de Toledo, no terminaban de disiparse del todo.

La noche hacía acto de presencia llegando al lugar y pudimos montar la tienda disfrutando de los reflejos de una Luna Cenicienta sobre las resumidas aguas del Embalse Torre de Abraham. 

Cenaríamos, con la Luna poniéndose sobre el horizonte en una de las mesas de los merenderos donde nadie recoge su basura. Y cuando la verdadera oscuridad se hizo… las niñas y el perro se fueron a sobar.

Salvo por la pechuga de pollo, no noté demasiado entusiasmo y es que competir con el último vídeo del gato tocando el piano de YOUTUBE o las proyecciones láser y fuegos artificiales de algún parque temático, es realmente difícil.
Un triste cielo estrellado con la repititiva banda sonora del canto de los grillos es algo demasiado aburrido para los tiempos que corren.
Aunque me queda la satisfacción de haberle mostrado a mi hija algo que con el paso de los años sabrá darle algún valor, o al menos presumir que cuando era pequeña una vez vio junto a sus padres la Vía Láctea.

viernes, 29 de agosto de 2014

viaje en espacio y tiempo


   Hace un par de noches por fin me dispuse a estrenar, a fondo, el regalo que los reyes magos me trajeron por haberme portado bien: una montura azimutal GOTO. 
   Sí, me tomo la vida con calma cuando se trata de hacerle frente a un engendro electrónico y computerizado ya que siento un pánico atroz cuando se trata de afrontar un MENU de configuración. 
  Soy muy paquete, hasta el punto de que algo tan simple como el cambio en la barra de Google, de esta pasada noche, a mi me pone al borde del colapso.
 Pero también soy consciente de que hay que dar paso a la tecnología y a su evolución (cambiante por minutos) porque nos facilita la vida de formas inimaginables… siempre que estemos con el software actualizado, libres de virus, con cobertura, las baterías bien cargadas y sobre todo sepamos usarlo. De otra forma (casi siempre) cualquier aparato electrónico no sirve para nada, simplemente se convierte en basura para reciclar su coltan y que luego te lo revendan como un 6.0 siempre más ligero que el anterior.

   En este caso en concreto un error tan "nimio" como meter las coordenadas terrestres al revés me trasladó de los montes de Toledo a la costa de Kenia… todo estaba invertido, ninguna estrella cuadraba, hasta el punto que pensé que había colocado el telescopio del lado contrario. En fin, prefiero ahorrar detalles porque uno también tiene su orgullo… sobre todo cuando recibes la visita del coche patrulla de la Guardia Civil y tienes que recomponerte de tu estado de nervios para dártelas de Astrónomo… -Buenas noches agentes… pues aquí, disfrutando de este cielo estrellado.
    Que precaria llega a ser a veces la especie humana… pero, lo dicho, estar rodeado de tecnología lo disimula un montón.

    Solventado el problema y de vuelta de mi viaje a África, podría ahora viajar en el tiempo y descubrir con agrado que el juguete se comportó bastante bien para alguien que no había lidiado nunca con monturas motorizadas de ningún tipo.

 Galaxia de Andrómeda,
 hace 2,5 millones de años…
 cuando el mono dejó de ser persona para convertirse en hombre.


Nebulosa de Orión hace 1.344 años.



Las Pléyades hace 450 años. 
Desde allí y con un buen telescopio, 
sería posible observar la muerte de Miguel Angel Buonarroti


sábado, 23 de agosto de 2014

más negro que el sobaco de un grillo


es la premisa de cualquier amante de los cielos nocturnos... una utopía para los peninsulares.

    Tomándome al pié de la letra el dicho, decidí afrontar el reto: nada más y nada menos que fotografiar el sobaco de un grillo bajo un cielo de verano. 
     Llevaba tiempo con la idea pero como no soy amigo de congelar bichos para fotografiarles sus intimidades, a la dificultad había que sumarle este añadido... VIVOS corren bastante! y por supuesto salen más favorecidos en las fotos.

     Me topé con uno a la vera de un embalse y no lo dudé ni un instante. Hubo que esperar para iluminarlo a que se recuperara del susto al oír el obturador... se aproximó tanto al objetivo que, con sus antenas rozaba el cristal, el desenfoque es más que evidente. 
      Luego se escapó y es por eso que no pude conseguir un mejor perfil del sobaco, aunque es de imaginar la oscuridad casi infinita (mag. 18 ó así). Difícil de registrar información, incluso para los mejores sensores DSLR.

Como curiosidad decir que esa bonita parte del cielo que tanto nos gusta, cuenta con una estrella impostora ¿?

jueves, 21 de agosto de 2014

la rana que me salió sapo


      Paseaba con miedo de que me volviera a picar una Araña Lobo, que me dejó la mano como un pan, cuando vi brillar algo a lo lejos y no era una lata de Red Bull...

-Buenas noches señora Rana... ¿le importaría dar un saltito hacia atrás para que la composición me quedase más equilibrada?
-¿Qué has fumado perroflauta?¿No ves que soy un sapo? ¡muévete tu! yo ya hago bastante con estar quieto -me respondió de muy malas formas.
-perdone, no he querido ofenderle- respondí mientras desmontaba la cámara del trípode para acomodarla sobre aquel suave lecho de cantos rodados. 

le haría alguna más, incluso en vertical, pero la muy desgraciada empezó a cerrar los ojos.
-Muchas gracias y hasta luego señora rana...
-Ojalá te quedes sin baterías, cabrón. 
Y así fue.

lunes, 18 de agosto de 2014

en el banco más bonito del mundo


llegué una tarde a Loiba para familiarizarme con el entorno, es algo que siempre se debería hacer. En este lugar los acantilados no tienen valla de protección y si se pretende andar por allí una noche sin Luna, toda precaución es poca.
       Las Rías Altas son así, caídas sin retorno con unas mareas traicioneras. 
       A mi me gusta pensar que esta costa gallega es la fisura por donde un día se separó Irlanda y Reino Unido, es posible que un buen hacedor de puzzles encuentre como encajarlas. Incluso un buen hacedor de letras pueda decirme si O´Brian tiene algo que ver con O´Barqueiro, O´Reilly con O´Ortegal u O´Connor con O´Picón. Son ese tipo de misterios que quizás sirvan para preparar una tesis a algún antropólogo corto en imaginación pero de sabiduría desbordante.
O´Picón- al fondo Cabo O´ Ortegal
     A praia de O´Picón está bañada por el Océano Atlántico. Es Estaca de Bares quien traza la línea de separación con el Mar Cantábrico, aunque yo nunca he notado diferencia. Un océano que junto a su aliado Eolo se han encargado de agujerear (en unos casos) y afilar (en otros) estas formaciones rocosas,  que aunque bellas y caprichosas no dejan de ser aguijones mortales de marineros. Me sigue inquietando cómo se puede sentir tanto amor por algo que se ha llevado tantas vidas.

     Tardaría en volver. Las nubes casi no dieron tregua.
O´penedo de O´Galo (firma sobre boñiga ecuestre)
      Pero un día (de noche), sentado sobre otro banco en lo alto de O´Penedo do Galo vi como se ocultaba la Luna y ,aunque tarde, quise aprovechar la oscuridad clara de nubes y hasta allí me fui. 

        Las altas horas para la Vía Láctea y la luz de Ortigueira romperían un poco el hechizo, pero solo un poco. La luces de Cariño (con cariño)y el potente foco de una tarrafa faenando recortarían mi oronda silueta. Otras se encargaron de crear junto a mercantes más lejanos una nueva constelación en el horizonte, justo debajo de la Osa Mayor. 
         No hubo cabida para la Estrella Polar, porque esto ya es el Norte y como buen Norte, el cielo no tardaría en emborronarse. Pero ya daba igual... había conseguido mi selfie en el banco más bonito del mundo.

(Gracias Joan)