domingo, 17 de mayo de 2015

el Holandés Errante

¿qué es eso?
No me jodas que están levantando una torreta de alta tensión... -me dije mientras llegaba.
Lo que me faltaba, el último lugar oscuro de la península y lo van a llenar de cables. 
Al acercarme más, pude ver como se reflejaban los faros sobre la carrocería de otro coche junto a aquel andamiaje que parecía la base de la Torre Eiffel.
Ñoooo… si parece un Dobson… apagué inmediatamente los faros y aparqué suavemente al toque contra algo rocoso.
Bajé sigilosamente sin hacer mucha luz y al dar las buenas noches al aire oscuro, una silueta me respondió con cierto acento:
-¿Te gustaría ver los anillos de Saturn?
-Ondiaaa!!!! 

Las presentaciones no tardaron en llegar y todo encajaría en el momento que me dijo:

-Soy holandés, no hablo bien español.

Me quedé atónito… era el, la leyenda de la que tantos ríos de tinta se había escrito y la que conocí por un capítulo de Bob Esponja: 
EL HOLANDÉS ERRAAAAANTE!!!!!!

Una nave condenada a vagar por los mares eternamente por castigo divino (y tan divino…). Una estructura imponente visible a larga distancia a pesar de la oscuridad casi total. Sus mástiles de dos metros parecían rozar el cielo cuando su capitán los dirigía y a pesar de ser un muchacho fornido de 1,80, necesitaba de una escalera para poder asomar su ojo a las proyecciones concéntricas de aquel endemoniado espejo primario de 50 cm.
Su forma de navegar no era a vela sino a GOTO; esos de mando de luz roja que, con un solo silbido de sus diabólicos motores, podía recorrer de uno a otro confín el cielo más profundo… y tan profundo.
-Ahora estoy viendo los restos de una súper nova- me dijo

Daba gusto verlo… 

No utilizaba cámara,  observaba a ojo desnudo dejando una descripción de viva voz sobre un moderno cuaderno de bitácora formato MP3.


Me alejé a tropezones para continuar con mis fotos, y mientras hundido hasta las rodillas en un fangal a las 4 de la mañana intentaba fotografiar el reflejo de la constelación del Escorpión sobre la piel húmeda de una rana… no dejaba de pensar en la de gente rara que hay por ahí.

sábado, 2 de mayo de 2015

amores imposibles

Ya están de nuevo aquí las amapolas.
Si nos acostamos sobre el campo podremos ver, en las noches de Luna,  como sus delicados pétalos se encienden a contra luz como queriendo conquistar con su brillo a alguna gigante roja. Si la noche es tranquila, sin viento, hasta es posible fotografiarlas sin que el movimiento las desdibuje en una larga exposición.
Arturo, un vecino cercano, las observa como cada primavera desde todo lo alto. Brillando con todo su esplendor para las más guapas, como si de un cortejo se tratara. Pero esto es solo una ilusión, un amor imposible separado por 37 años luz… 
Así que el bueno de Arturo se estará haciendo ilusiones con cualquier amapola del 78 posiblemente prensada en alguna hoja del diario "El Caso" (en el mejor de los casos), mientras que las flores de ayer sin saberlo hacen sus mejores postureos a un holograma que ya no existe.
La vida es jodidamente puta, lo que te hace soportarla es ver que siempre hay alguien peor… fijaos en Antares.

miércoles, 29 de abril de 2015

Halo de misterio

Leía el otro día… (bueno realmente lo vi en CSI) que las cámaras digitales no tienen alma.
         Esa frase dicha en boca del precursor analógico del photoshop Ansel Adams, sería motivo de tatuaje en pecho depilado para más de un gafapasta del lomomatic… pero no, lo siento, era un capítulo repetido del CSI.
        A pesar de ello la frase me hizo pensar más que el nuevo anuncio de las galletas Príncipe y… joder!!, creo que no hay mejor planteamiento: 

Las cámaras digitales no tienen alma.

      Tantos y tantos ríos de píxeles hablando de lo mismo, discusiones taberneras, foros de eruditos abrazafarolas, revistas especializadas (en publicidad fotográfica) y teóricos teorizando teorías sin haber hecho una puta foto en su vida, nunca he oído una verdad tan aplastante y concisa que lo rebata todo: Las cámaras digitales no tienen alma.
Es indudable que lo digital es cojonudo, está alcanzando unos extremos increíbles en cualquier rama de la Fotografía y la calidad (de imagen) de los trabajos de cualquier aficionado con un equipo "Pack Ahorro Carrefour" supera ampliamente la del mejor equipo (millonario) profesional de hace dos décadas… pero son fotos sin alma.
       Por más fitros o plugings que saque Photoshop, y aquí estoy dando ideas (Pluging Soul 2.0 ó Life Filter), no hay forma de dar ese noséque que da la película (negativo, diapo) a fotos 0101010011011010…  de perfecto histograma. De hecho hasta el mismísimo Sebastiao Salgado añade ahora grano artificial a sus negativos impresos… algo así como dar una pátina de betún de judea a los muebles del Ikea para intentar colárselos a un anticuario, que sí joder, que está muy bien pero a mi no me engañan… que veo mucho CSI.

       Y toda esta paranoia viene a cuento por una foto accidental que he capturado hoy. 
Justo cuando estaba encuadrando, una rápida sombra se cruzó y disparé apresurado pensando que un pájarillo no le iría mal a una composición tan sosa. 
        Y aquí es donde viene la disyuntiva:
Si esta foto hubiese sido realizada en analógico, habría fotografiado el Hada del Arcoiris.

Al haber sido con una digital de tantos megas y tan megaguai como la mía, el misterio desapareció en el momento de ampliarla en el monitor al 100% y descubrir que un hada es imposible porque tienen unas piernas mas sexis y un pájaro cabrón tampoco porque no suelen tener cuernos. Una prueba más de que las cámaras digitales, a pesar del desenfoque,trepidación o haber usado un 28-85 de unos aberrantes 25 años, siempre te devuelven a la realidad de una forma atroz y esto es debido mayormente a su carencia de alma.
Y aunque el halo seguiría allí unos minutos más, el misterio se desvaneció… y es que tengo una cámara tan cojonudamente desalmada que no hay modelo que no le salga bigote, independientemente del sexo (entiéndase sexo como género).


       Voy a añadirle un grano tipo T-max 400 e imprimirla en un negativo para positivarla de forma tradicional sobre papel baritado, como hace Salgado pero a todo color (um negativo perfeito). La volveré a escanear a 72 ppp la pasaré por el Facebook para volverla a descargar y se la enviaré comprimida a Iker (Jimenez no Morán) para que se encargue el de darle el misterio… halo no le va faltar… pero joder… el trabajo que me habría ahorrado si hubiese disparado en analógico.



domingo, 26 de abril de 2015

digo 33 (autodiagnóstico de una obsesión)

         Echando cálculos del desplazamiento para un recuento de 33 capturas de la ISS en tránsito (sobre el Sol, Luna, planetas) y poniendo 40 km de media (80 km ida y vuelta) la cosa se pone en 2640 km. El último intento sería durante el pasado eclipse del día 20 de marzo, una herida muy reciente. 1000 km más para una foto que no pudo ser y como ésta, aunque con menor desplazamiento, otras muchas.  Tránsitos perdidos que tengo apuntados en una libreta que nunca llegaron a ser fotografía o bien por algún fallo mío, una mala predicción de la órbita, o sencillamente por alguna nube entrañable. Aunque algún día haré un recuento serio, hojeando así por encima estoy seguro que la cifra de desaciertos sobrepasa con creces las capturas buenas. Así que sumando (muy por lo bajo) otros 2640 km, el desplazamiento total se me queda en 6280 km. para estas 33 fotos.

       No entiendo muy bien a que obedece este "frikismo",  y es comprensible que cualquier persona cabal vea absurdo una búsqueda tan incesante y obsesiva como la de aquel estanquero neoyorquino que hacía la misma foto de su calle todos los días a las 8 de la mañana. Unas fotografías que al profano y no tan profano le parecerán todas iguales o que bien se podrían resolver con un clonado fotoshopero en un plisplas ya que la ISS… ¡¡¡ solo ocupa un puñado de píxeles !!!! (cual mancha de sensor)… 
        ¿Por qué? y ¿para qué? 
        Pues sigo sin saberlo, pero quizás uno de los motivos más poderosos sea cuando me ofusco al pensar que todas esas fotos perdidas hubieran sido la buena… y lejos de desanimarme, confío en que será mejor aún la que queda por venir.
         Es posible que incluso esa sensación de hormigueo, nerviosismo, satisfacción y decepción que me producen los instantes previos y posteriores a la captura sean tan adictivos que me hagan perder la coherencia sin percatarme de la pérdida de tiempo, esfuerzo y dinero para intentar capturar lo mismo, una y otra vez.  Y aunque la experiencia me haya vuelto más selectivo como el surfero veterano que espera la mejor ola, en cuanto la ocasión se presente… allí volveré a estar. 

          Aquí dejo 32 capturas; la que falta la han seleccionado hoy como APOD y aunque la foto no hará historia puedo asegurar que su búsqueda, si ha sido una historia… larga, pero sobre todo divertida.




































jueves, 23 de abril de 2015

renovarse para morir (otra vez Flickr)


Mis queridos cenutrios y metecatos de Flickr lo han vuelto a hacer...

       Ya no puedo ver ni utilizar las fotos de mi galería si no actualizo el navegador.
Algo que, a su vez, me llevaría a tener que actualizar el sistema operativo y que no estoy por la labor... más que nada porque en los 10 años que lo he usado nunca me ha dado problemas, salvo para la incompatibilidad con aplicaciones muy específicas (que no hay para Mac), el OS X 10.5.8 rula por la red cual gacela de Tomson. Actualizar el sistema a 10.6, aparte de innecesario para mi flujo de trabajo, sería la perdición para una máquina tan "antigua" y lo sé de buena tinta.
           Entiendo que en esto de la informática las actualizaciones están a la orden del día, pero también nos deberíamos preguntar si dichas actualizaciones merecen la pena o son un simple chupadero de cuartos, un engañabobos para los más hipsters arrastracueros y sus pulgares de uña pintada sobre pantalla táctil. 
          Me revienta que de nuevo estos mamelucos me cambien a su antojo, sin consulta y sin posibilidad de réplica, un producto que contraté hace 6 ó 7 años y que sigo pagando religiosamente porque no me queda otra... entre otros, la mayoría de las fotos de este blog que están allí enlazadas y lo más acojonante es no tener ni un triste email donde poder quejarte.

            Como reza el cartelito " Estás utilizando un navegador que no es compatible. Actualízalo para aprovechar Flickr al máximo
Me pregunto ¿Cuál es el máximo? ¿Poder acceder a mis fotos de la galería?
¿Es tan difícil dar una opción y permitir acceder a los usuarios de segunda a sus archivos HTML? 

            Estoy a favor de la renovación en cualquier ámbito... lo que no logro entender es que esta siempre se haga en las cosas que funcionan bien.

           Por cierto, APOD, una de las páginas perteneciente a NASA (lo más de lo más en tecnología) sigue desde 1995 con su mismo diseño y código HTML ¿Por qué será? 

miércoles, 8 de abril de 2015

Halos en Celeiro


Cuando menos te lo esperas, salta la liebre...
         Cansado justo antes de acostarme suelo asomarme a la ventana. Una mirada al nublado cielo norteño me ayuda a meterme en el sobre entre lamentos por otra semana pésima que no se pudo aprovechar. Pero la santa noche del viernes santo, las nubes altas hicieron de la suyas y al ver aquel halo salí en zapatillas, pijama chandal, trípode, cámara y 14 mm... como alma sonámbula que lleva el diablo.
Praia de Celeiro-Cofradía de Pescadores
         Entre encuadres obligadamente esquivos de reflejos indeseados de las potentes farolas y focos do Porto de Celeiro, me preguntaba porqué tenía que ser hoy y no los tres días anteriores cuando trasnochaba en lugares menos iluminados y encuadres más precocinados. 
Barco Porto de Celeiro
      Por experiencia sabía que coger el coche podía ser una pérdida de tiempo y de halo, así que decidí aplicarme y jugármela con una combinación de diafragmas muy cerrados, reservas (tapados de reflejos a manga negra) y exposiciones cortas con el incentivo de una sola rayita de batería que muy pronto pasaría a rojo sangre.
Monumento ao Naufrago
        Curiosamente el fenómeno se repetiría 12 horas después, claro que esta vez con el Sol como único foco de luz. 
Comparativa Halo Lunar y Solar con un intervalo de 12 horas
        Sin pretenderlo, el similar encuadre de las fotos con la Luna de esa misma noche pedían a gritos una comparativa; sí, es un halo de 22º tanto con la Luna como con el Sol y, con temor a equivocarme, los dos a su vez van acompañados por sendos Arcos Infraleterales  Halos Circunscritos. Es una pena que este tipo espectáculos se pierdan entre luz de farolas como lágrimas en la lluvia.


martes, 7 de abril de 2015

gris

infructuosa semana santa con abundante cielo gris plomizo.
Cuando esto sucede lo mejor es procesar tus fotos vacacionales en blanco y negro porque los recuerdos y los sueños, ya sean buenos o malos,  también carecen de color.